Diabetes en perros  perros diabéticos

Información diabetes en perros

La diabetes en perros es una enfermedad de tipo endocrino (relacionado con las secreciones internas), afecta en promedio a 1 de entre 500 perros con edades medianas a geriátricas. La más común que se puede detectar es la diabetes mellitus canina tipo I, caracterizada por la falta de producción de insulina para cubrir los requerimientos necesarios. Otros tipos de presentaciones de diabetes en perros serán también los asociados a diestros o gestación, pancreatitis, acromegalia e hiperadreno corticismo.

Causas de la diabetes en perros

Como manifesté con anterioridad existen diferentes tipos  en que se puede presentar la diabetes en perros, seguidamente lo detallo más en profundidad.

Diabetes mellitus canina tipo I

Como causa principal de diabetes mellitus canina tipo I, mejor conocida como dependiente de insulina, encontramos la producción insuficiente de insulina por parte del páncreas o la incapacidad de las células en él para asimilar la insulina que toma glucosa de la sangre, debido a la destrucción de células B presentes en el páncreas. En sí, la causa de destrucción de estas células se desconoce, pero podría verse asociada a una destrucción autoinmune de células que se encargan de producir insulina y glucagón en el sistema endocrino. Pueden existir diversos factores que predispongan a la enfermedad a un individuo canino, como la genética o la edad, incluso factores desencadenantes de dicha respuesta de destrucción de células B, como agentes patógenos o la dieta.

Entre las razas que se pueden considerar más susceptibles a padecer diabetes en perros se encuentran el caniche, pinscher mini, antiguo pastor inglés, golden retriever, doberman, alaska malamute, Beagle, chow chow y westy.

Diabetes canina relacionada con el diestro o gestación

Si la diabetes en perros se ve relacionada con el diestro o la gestación, la causa se deberá a que comúnmente entre los días 30 y 35 de gestación, la hembra canina sana presenta una sensibilidad más baja a la insulina, por ello la progesterona se verá aumentada estimulando a que en las glándulas mamarias se produzca la hormona del crecimiento e induciendo un rechazo a la glucosa en el torrente sanguíneo, por lo que la perra sufre una resistencia insulínica que hace presente la diabetes durante el periodo de diestro.

Diabetes en perros asociada a pancreatitis

En diabetes relacionada con pancreatitis principalmente causada por sobrepeso consecuencia de dietas muy elevadas en grasas, las cuales alteran la síntesis de lípidos y en donde existe un daño en el páncreas significativo, generalmente si está presente en tiempos prolongados, también será una causa de diabetes en perros, aunque solamente el 28% de perros con diabetes, en promedio, se verán afectados por este tipo.

Perros diabéticos por acromegalia e hiperadreno corticismo

La diabetes en perros causada por acromegalia es poco frecuente en perros, y en diabetes por hiperadreno corticismo solo un 5 o 10% serán afectados. La causa principal de estas enfermedades que pueden desencadenar una diabetes en la medida que causan resistencia a la insulina, están asociadas al uso indiscriminado de medicamentos como los glucocorticoides, más específicamente progestágenos utilizados para controlar el ciclo estral en hembras.

Signos o síntomas de un perro diabético

Entre los síntomas más evidentes de un perro diabético, desencadenados por niveles elevados de glucosa en la sangre, y que serán indicativos para acudir al médico veterinario, destacan un aumento en la ingesta de agua, producción excesiva de orina, demasiado apetito, pérdida notable de peso, vómitos, deshidratación y cansancio notable. En perros diabéticos también llegan a presentarse cataratas que evolucionan con rapidez y que no se pueden corregir, siendo la edad del perro un factor determinante.

En el examen físico por el clínico veterinario se puede detectar un agrandamiento del hígado por el acumulamiento de grasa.

Diagnostico de la diabetes canina

Se debe comprobar el diagnóstico de diabetes en perros a través del examen físico y a la historia clínica del perro, análisis o pruebas de laboratorio como bioquímica sanguínea en la que se detectan altas concentraciones de glucosa, elevación de ALT y fosfatasa alcalina así como de colesterol y triglicérido; hemograma donde el hamatocrito se ve elevado por la deshidratación y leucositosis, en caso de que esté presente una pancreatitis o existan complicaciones por infecciones; examen general de orina donde se determina la cantidad de desechos de grasas (cuerpos cetónicos), glucosa e infecciones, y prueba de fructosamina sanguínea, ayudando a determinar qué niveles de glucosa se encuentran en la sangre entre las 2 y 3 últimas semanas.

Tratamiento de la diabetes en perros

Como tal la enfermedad no puede curarse, por lo que el tratamiento veterinario se enfoca a devolver al perro diabético su calidad de vida. Por esa razón deben minimizarse en lo posible las complicaciones que lo lleven a una hipoglucemia, al igual que los signos de la diabetes.

Una vez que se ha detectado por el clínico veterinario la enfermedad, el perro diabético deberá comenzar con tratamiento de urgencia si la enfermedad es muy complicada, de no ser así, podrá recibir tratamiento en casa siempre y cuando se encuentre bajo la supervisión del médico veterinario y el propietario se comprometa a seguir sus indicaciones e instrucciones. Si es necesario se deberán controlar todas las causas posibles de complicaciones que podrían impedir que la insulina haga efecto.

Se administrarán también inyecciones de insulina en días y horarios determinados, continuando con ellas de por vida con la finalidad no de normalizar los niveles de glucosa, sino de mantener controlados los signos propios de la enfermedad y evitar en lo posible una hipoglucemia. Una vez comenzado el tratamiento se deben realizar regularmente pruebas de sangre y de orina.

La alimentación también será importante dentro del tratamiento veterinario, se utilizan dietas altas en energía y con sabor agradable que ayuden a que el perro diabético coma fácilmente, en aquellos casos de tener un peso demasiado bajo y con el fin de que recupere su peso normal.

Para mantener una condición corporal ideal, se suministran dietas con altos contenidos energéticos 2 veces al día, administrando junto a ellas una dosis adecuada de insulina.

En perros diabéticos que presenten obesidad, dietas altas en fibra serán las indicadas, pues ayudan a absorber la glucosa y a disminuir los requerimientos de insulina, a la vez que van perdiendo peso y se controla la cantidad de azúcar en torrente sanguíneo.

Finalmente en perras diabéticas relacionada con el diestro se deben esterilizar de inmediato para que su control sea mucho más fácil.

Diabetes en perros, síntomas, diagnóstico y tratamiento
Tu opinión importa: Valora el artículo