Asma en los perros

mico_images/es.fotolia.com

La enfermedad del asma es un problema que puede llegar a afectar a los animales domésticos, en este artículo nos enfocaremos en la enfermedad de asma en los perros.

El asma en los perros es provocada principalmente por una sustancia que causa una reacción alérgica. Es una enfermedad poco común, la cual puede afectar a todo tipo de razas en cualquier etapa de su vida, sobre todo a animales con sobrepeso o con problemas cardíacos o pulmonares, aunque cabe destacar que las razas braquiocefálicas como el bulldog, pug, bóxer, pequinés, Shi tzu, etc. podrían padecer procesos más agudos y crónicos debido a las dificultades respiratorias que comúnmente presentan.

El asma en los perros causa daños en el sistema respiratorio, provocando como consecuencia un cierre de los bronquios y una inflamación a nivel de bronquiolos, hace también que se llenen de moco y se obstruyan; la mucosidad aparece comúnmente durante la noche y provocará que por las mañanas, cuando el perro despierte, se encuentre congestionado, lo cual es una autodefensa del sistema del individuo y por lo tanto dificultará notablemente la respiración del perro. Este problema podría llegar a complicarse y desencadenar enfermedades infecciosas, como neumonía, bronquitis, e incluso si un paciente padece de algún problema cardiaco y presenta esta enfermedad podría llegar a morir si no se trata a tiempo.

Causas del asma en los perros

Entre las principales causas que provocan el asma en los perros podemos encontrar factores genéticos (enfermedad hereditaria), un sistema inmune débil o la inhalación de polvo, aire seco, ácaros, polen, ladridos, ejercicio, así como algunos otros agentes contaminantes que se encuentren en el ambiente, tales como el smog y humo o productos comúnmente utilizados en el hogar o directamente aplicados en la mascota, los cuales serán los desencadenantes del problema.

Síntomas del asma en los perros

Entre los signos más frecuentes de esta enfermedad podemos encontrar los siguientes:

  • Respiración más lenta y marcada
  • Dificultades para respirar
  • Tos (con o sin flema)
  • Intentos de vomitar
  • Asfixia (encías y lengua azules)
  • Anorexia
  • Pérdida de peso
  • Cansancio evidente
  • Boca abierta constantemente
  • Movimientos más lentos
  • Intolerancia al ejercicio

Si el cánido ya lleva tiempo con este problema, puede provocarle un daño irreversible a las membranas que recubren al sistema respiratorio. En los ataques agudos de asma en los perros, la falta de aire será evidente al tornarse las mucosas de color azul, por lo que estaríamos ante una emergencia médica y deberá ser atendido lo antes posible por el médico veterinario.

Diagnóstico ¿Qué hacer si mi perro tiene asma?

Para poder realizar un diagnostico correcto de asma en los perros es necesario acudir al veterinario, el cual realizará un examen físico exhaustivo enfocándose principalmente en el examen cardiovascular y pulmonar, como el color de las mucosas, tiempo de llenado capilar, auscultación cardiaca y pulmonar, frecuencia respiratoria, pulso, palpación traqueal, etc. También revisará la historia clínica del paciente, que ayudará a determinar el factor desencadenante del problema. De igual forma se deberán realizar radiografías de tórax en dos diferentes proyecciones para tratar de buscar un daño notable a nivel de pulmones, aunque no siempre es visible, también se requerirán análisis sanguíneos y test de parásitos internos, principalmente para descartar otros tipos de enfermedades que presentan signos similares y que igualmente pueden llegar a afectar al sistema respiratorio, todo esto con el fin de poder llegar a un diagnóstico más acertado.

Tratamiento del asma en los perros

El tratamiento para el asma en perros consiste principalmente en eliminar los factores que estén provocando la afección del sistema respiratorio, aunque de cierta forma es algo complicado eliminarlo al cien por cien, debido a que, como ya hemos estudiado, pueden ser varios los causantes del ataque de asma en perros, también deberán implementarse terapias mediante tanque de oxígeno con mascarilla, o cámara de oxígeno si el paciente es pequeño, lo que ayudará bastante a que la mascota se recupere más rápido de un ataque severo de asma, sobre todo si se tiene en cuenta que provoca una notable disminución en la cantidad de oxígeno durante dicho ataque, aceleración del ritmo cardiaco y, por lo tanto, mayores dificultades para respirar.

Como terapia de soporte, el médico veterinario determinará cuales serán los medicamentos necesarios para cada problema que produce la enfermedad, tales como:

  • Broncodilatadores: los cuales ayudan a reducir la inflamación y constricción bronquial, permitiendo una mejor y más fácil respiración del perro.
  • Antihistamínicos: tienen la función de bloquear la respuesta autoinmune que producen en el organismo los agentes alérgenos.
  • Esteroides: evitarán futuros ataques de asma debido a que reducen la inflamación de las vías respiratorias, por lo tanto mejorará notablemente con este tipo de tratamiento.

Es posible que el paciente no presente una respuesta inicial rápida al comenzar con el tratamiento, por lo cual se deberá ir probando varias alternativas de acuerdo a las indicaciones del médico veterinario, hasta que el tratamiento pueda adaptarse adecuadamente al perro.

También existen tratamientos o remedios naturales, los cuales pueden ser administrados por tiempos prolongados, incluso durante toda la vida del animal, siempre y cuando el veterinario lo considere necesario.