alergia en perros

Alergia en perros y su control veterinario

Actualmente el problema de la alergia en perros ha sido detectado con mayor frecuencia dentro de los motivos para acudir a la consulta veterinaria, aunque algunas veces los propietarios no puedan identificarlos debido a que podría confundirse con otro tipo de problemas. Hay perros que pueden vivir toda su vida sin presentar algún tipo de alergia, pero algunos otros llegan a ser bastantes sensibles a ciertas sustancias, productos o estímulos externos que causan un daño extremo al sistema inmune, lo que tendrá como consecuencia la aparición de problemas bastante evidentes en el organismo del individuo. Comúnmente cualquier tipo de alergia en perros se manifestará con irritación, comezón, inflamación y pérdida de pelo, ocasionando muchas de las veces que el perro se lama constantemente.

Existen casos comunes de alergias en perros relacionadas con determinadas razas como el terrier escocés, west Highland White terrier, Lhasa Apso, Pug, Schnauzer mini, Bulldog inglés, retrievers, setter y dálmatas.

Causas de la alergia en perros

En varias ocasiones cuando se presentan problemas de tipo alérgico es muy complejo poder llegar a identificar el agente causal que desató esta respuesta inmune mediada, por tanto, se pueden dividir a las alergias más comunes encontradas en los perros en los siguientes grupos:

Las alergias por contacto que son ocasionadas debido a que el perro está en contacto constante o repentino con algún insecto o parásito, comúnmente por pulgas o plantas que generarán una respuesta de hipersensibilidad en su sistema inmunológico. Los productos químicos utilizados directamente en el perro como son talcos, champús, collares antipulgas, etc. también pueden ser los causantes de estas alergias.

Otro tipo de alergia en perros se da al consumir alimentos que contienen ciertos ingredientes y que pueden ocasionar alergias de tipo alimentarias en el perro. Entre los ingredientes que se ha demostrado que tienen relación con este problema encontramos a ciertas proteínas derivadas de la leche, huevo, carnes como pollo, res o pescado, cereales como la soja, maíz, trigo y arroz, ya que el perro no posee las enzimas que se necesitan para poder asimilar este tipo de proteínas.

Si un perro llega a inhalar alguna sustancia que provoque la reacción alérgica en él, este tipo de alergia será conocida como alergia por inhalación, en la que como su nombre indica, el organismo del perro entrará en contacto con sustancias presentes en el medio que lo rodea y desencadenará la alergia. Las sustancias que pueden provocar alergias por inhalación pueden ser entre las más comunes: polen de flores, polvo en el hogar, ácaros, esporas de hongos y moho, aerosoles o productos de limpieza utilizados en la casa, incluso algún producto que se aplica directamente o en el hábitat del perro, como perfume o talco que pueden llegar a entrar en sus vías aéreas.

Alergia en los perros y sus síntomas

A continuación describiremos los signos o síntomas de la alergia en perros que se han comentado, y después se irán mencionando signos “específicos” de cada grupo ya explicados con anterioridad:

La comezón será un signo aparente para sospechar de alguna alergia, la piel se verá irritada o enrojecida, ya sea en una o varias partes del cuerpo, pero principalmente en las almohadillas y/o en los espacios interdigitales (entre los “dedos” del perro). La piel se verá inflamada, pudiendo verse en forma de bultos muy diminutos o de tamaño considerable, presencia de manchas que van de tonalidad roja hasta café oscura, estornudos continuos y sacudidas de la cabeza o el cuerpo, zonas sin pelo, inflamación en la mucosa conjuntival, con enrojecimiento y lagrimeo, e incluso inflamación interna de las orejas y quizás vómitos y diarreas.

La alergia a la picadura será la más común de las alergias por contacto, para este tipo de alergia no hay factores predisponentes, por ello, perros de cualquier raza, edad o sexo se verán afectados por la misma. Los signos más significativos son: comezón intenso con aparición repentina en áreas determinadas del cuerpo como cadera y primeras vértebras de la cola, antebrazos y axilas. La presencia de una sola pulga será suficiente para causar molestias severas con duración de hasta 7 días. Las lesiones más evidentes aparecerán en las áreas ya mencionadas, y se observarán costras y granos pequeños primeramente, después si el cuadro es más grave se notarán cambios en la coloración de piel y pelo (rojizo), endurecimiento de la piel, producción excesiva de grasa y por consecuencia pérdida de pelo en caso de que el problema tenga ya mucho tiempo sin tratarse.

En alergias alimentarias los signos se verán generalizados y serán muy diversos, estos van desde problemas dermatológicos como inflamación y enrojecimiento de la piel, comezón, diarreas, vómitos y problemas de infecciones en oídos. Esta alergia en perros puede presentarse algunas veces de manera repentina y en otras después de muchos años de consumir el mismo alimento.

Si los signos que se mencionaron con anterioridad llegan a aparecer en caso de utilización de algún producto de limpieza en el hogar, aplicación directa en el perro, hongos o moho en el ambiente o en alguna estación del año donde exista proliferación de polen, se sospechará fuertemente de alergia en perros por inhalación.

Diagnostico de la alergia en perros

Al observar cualquier signo ya mencionado en la mascota, se debe realizar una visita al veterinario, debido a que el diagnóstico de este problema conlleva una serie de inspección detallada del historial clínico y una revisión completa del paciente para que se llegue a un diagnóstico diferencial o, en el mejor de los casos, presuntivo y certero.

Se puede hacer uso de diversas pruebas y análisis al perro para determinar las causas que hayan desencadenado la respuesta alérgica, entre las que podemos destacar: eliminación gradual de los alérgenos sospechosos, prueba intradérmica inyectando diversos antígenos para tratar de detectarlos o dar una dieta exclusivamente hipoalergénica durante 12 semanas.

Tratamiento de la alergia en los perros

Identificando adecuadamente el causante de la alergia en el perro se podrá llevar a cabo el tratamiento adecuado:

  • En alergias a la picadura de la pulga se debe primero controlar los parásitos externos con productos que el médico veterinario indique. Esto evitará que las pulgas continúen mordiendo al perro frenando la respuesta alérgica.
  • Si se trata de una alergia alimentaria, el mejor tratamiento es que el perro consuma alimentos hipoalergénicos.
  • En caso de una alergia por inhalación se evitará en todo lo posible el contacto del perro con la sustancia, y como preventivo se inyectarán antialérgicos para ayudar a que desarrolle resistencia a dichas sustancias.

En todos los casos se pueden utilizar medicamentos complementarios como antihistamínicos, AINEs, corticoides, ácidos grasos y champús especiales para alergias o neutros, todo lo anterior bajo la supervisión del médico veterinario.

Alergia en perros, sus síntomas y causas
Tu opinión importa: Valora el artículo