Terrier inglés miniatura, un perro muy elegante

Terrier inglés miniatura
Terrier inglés miniatura
Svenska Mässan (flickr.com)/CC BY 2.0

El terrier inglés miniatura o English Toy Terrier remonta sus orígenes a los terriers utilitarios del siglo XIX en Inglaterra. Al ser una nación pujante durante la Revolución Industrial, sus ciudades principales se infestaron de ratas, siendo el terrier inglés un cazador efectivo clave en el exterminio de la plaga.

Por lo tanto, fue buscado como un compañero indispensable en las fábricas, pero los criadores se centraron en ir achicando su talla. Este tipo de cruces, producto de una moda, debilitaron mucho a las nuevas crías, lo que casi se extingue. Sin embargo, algunos criadores se enfocaron en darle un giro a tan triste destino y, es en ese momento, surge una estandarización que da paso al pedigree que hoy se exige en las principales federaciones caninas para el terrier inglés miniatura.

Características o estándar

El English Toy Terrier Black and Tan es reconocible por su pelaje negro con manchas rojizas o “fuegos” sobre sus ojos, alrededor del hocico, en el pecho y las patas. Es un perro compacto, proporcionado, enérgico.

Entre las peculiaridades características del terrier inglés miniatura destacan:

– Altura a la cruz: de 25 a 30 centímetros.

– Peso: de 2.7 a 3.6 kilogramos. Por encima de ese peso sería peligroso para el terrier.

– Manto negro y fuego, claramente definido. No deben degradarse, al contrario, conforman delimitaciones en el manto, propias del estándar.

– El pelaje del terrier inglés miniatura es mullido, brillante, grueso y corto.

– El color fuego se encuentra en las extremidades. Estas se extienden desde las patas hacia arriba, siendo más cortas por la parte de afuera y más largas hacia el interior. También su hocico es color fuego, extendido hasta la base de la garganta. Un pequeño fuego se encuentra sobre cada ojo y en cada mejilla.

Dentro de las orejas, el pelo es también de este color, así como unas manchas más bien triangulares en el pecho. El perineo y la base de la cola igualmente presentan el pelaje en este vibrante color castaño fuerte. El resto del manto es negro. Cualquier mancha blanca es indeseable y pone en duda la calidad genética del animal.

– Las extremidades destacan en ser rectas y firmes, ni cortas ni largas, en proporción a su talla. El pecho es profundo y angosto.

– Las orejas se mantienen elevadas. Mientras son cachorros, estas caen, tendiendo a permanecer un poco alzadas.

– La cola cae de manera ondulada, siendo gruesa en la base y puntiaguda en el extremo.

– El hocico del terrier inglés miniatura es alargado y sus ojos bien abiertos. Cráneo estrecho y plano. No presenta pliegues ni en el rostro ni en el cuerpo.

Comportamiento

El terrier inglés miniatura se caracteriza por un carácter enérgico, siempre alerta, sin caer en el nerviosismo. Aunque es un perro de compañía, si las circunstancias lo requieren, dará una fuerte pelea que se remonta a sus antepasados cazadores de ratas, comportamiento que aún se ha mantenido en el estándar.

Cuidados del terrier inglés miniatura

Como el terrier inglés miniatura es de pelo corto, no requiere de mayores cuidados en el pelaje. Es suficiente con que se le cepille cada cierto tiempo. Tampoco es necesario cortarle el pelo, pues lo muda progresivamente. Dependiendo del lugar donde viva, su manto se hará más mullido en las estaciones invernales y perderá densidad en las estaciones estivales.

Alimentación del terrier inglés miniatura

Consumo de alimentos comunes para razas pequeñas constituidos por proteína animal y otros nutrientes. Preferiblemente la comida debe ser industrial, es más equilibrada especialmente aquellas denominadas premium.

Si se facilita productos frescos, es preferible suministrar al terrier inglés miniatura carne de pollo o res y una porción pequeña de vegetales, conviene que se suministre exclusivamente una o dos veces por semana, el resto de días alimentos de uso industrial.

Salud

Es una raza que se caracteriza por ser saludable, contando con una expectativa de vida que ronda los 15 años de edad. Sin embargo, mientras alcanza la edad adulta, se debe prestar atención a los problemas de salud hereditarios que parecen asociarse al terrier inglés miniatura:

  • Sordera
  • Microcardopatía dialtada juvenil
  • Trastornos metabólicos como la xantinuria
  • Trastornos de coagulación (Enfermedad de Von Willebrand)

Si el perro tiene algunas de estas enfermedades, debe evitarse su reproducción y disfrutar de su compañía por tanto tiempo como sea posible.

También debe contar con vigilancia veterinaria que lo mantenga controlado de las enfermedades que se le asocian, así como lleve un correspondiente control de salud: vacunas, desparasitaciones, control dental, revisiones periódicas, etc.