Setter gordon

Setter gordon
Petful.com/CC BY 2.0

El setter gordon o setter escocés es el más grande de todos los perros que conforman la raza setter, entre las cuales encontramos al setter irlandés y al setter inglés. Esta raza tuvo su comienzo en la Escocia del siglo XVII y es descendiente del spaniel continental. El duque de Gordon fue quien, tras 50 años de dedicación exclusiva, fue haciendo los ajustes y modificaciones necesarios para que la raza quedara fijada en la forma en la que la conocemos hoy en día, por ello su nombre. Su uso original fue la caza de aves, aunque han sabido demostrar sus habilidades para cazar liebres y conejos en el monte.

Características Físicas

Pertenece a la categoría de perros grandes, alcanzando una altura máxima de 70 cm hasta la cruz y un peso de hasta 34 kg. El setter gordon es un perro robusto, pero jamás debe dar sensación de pesadez, sino que es ágil y grácil. Es dueño de formas armoniosas y consistentes. La cabeza se destaca por ser más ancha que profunda y alberga un par de puntiagudas orejas largas y caídas. Su hocico tiene forma cuadrada y es largo.

El largo pelaje que lo cubre es copioso, ondulado y de textura sedosa. Tanto en las patas como en la cola adquiere una forma plumosa y se presenta más largo que en el resto del cuerpo. Es característico su color negro azabache brillante, el cual se entremezcla con suaves manchas canela, rojas o café claro.

La curvatura de su cola le da una elegante forma de cimitarra que es característica de la raza.

La expresión de sus ojos denota ternura y bondad, pero no hay signos visibles de debilidad. Todo esto es una invitación a acariciarlo y jugar con él, puesto que siempre paree estar dándonos la bienvenida.

En términos generales, su presencia es muy elegante y esbelta, pero con la consistencia necesaria para dar la imagen de un perro fuerte, eficiente, eficaz y bien constituido físicamente.

Carácter y Personalidad

El setter gordon es un perro muy inteligente, juguetón, dinámico y con un entusiasmo por la vida que resulta contagioso. Resulta realmente encantador como perro de compañía, ya que se lleva muy bien con toda la familia y también puede ser un dinámico y divertido compañero de juegos para los niños. Sin embargo, es preciso que los más pequeños de la familia sepan los límites que hay entre jugar con su mascota y tomar a su mascota como juguete, ya que en este último caso el setter gordon podría llegar a responder con un característico rezongo canino expresado a través de un gruñido de advertencia.

El Setter Gordon en la Caza

Su nombre deriva del verbo inglés “set”, entre cuyos múltiples significados encontramos el de “señalar”, lo cual hace alusión a su habilidad para indicar dónde es que se encuentra la presa de caza. Esto lo convierte en un perro de muestra. Puede cazar tanto en monte, como en zonas boscosas o en el agua, es un perro adaptable. Sin embargo, es el menos veloz de los setters. Su mejor tarea es la de cobrar la pieza ya abatida.

Compañía o vigilancia

No es lo mismo un perro de compañía que uno de vigilancia. Algunas razas se desempeñan muy bien en ambos roles, mientras que otras se destacan en uno sólo de ellos. En el caso de esta variedad de setter, lo cierto es que son excelentes perros de compañía, pero no tanto de vigilancia. El hecho de que no sean muy ladradores le quita toda la parte de aviso que esta clase de perros tiene cuando se acerca un extraño. Por otro lado, no son perros agresivos, por lo que no se puede garantizar que tengan una respuesta como las circunstancias de inseguridad ameritan.

Setter Gordon como mascota

Esta raza tiene la característica de ser hiperactiva, factor que hay que tener muy en cuenta antes de adquirir una mascota. Es necesario considerar si tendrán el espacio suficiente para dar rienda suelta a su necesidad de gastar energía. Por otro lado también habrá que preguntarse si los miembros de la familia son capaces de lidiar con un perro tan activo, saltarín y hasta, en ocasiones, payasesco (en el mejor sentido de la palabra).

Un detalle nada menor es su cola. Dado a la morfología de la misma y al movimiento constante y brusco que ejerce sobre la misma, resulta totalmente factible que muchos adornos que estén en medio de camino de la misma terminen estrellados en el suelo.

Si creemos que el perro estará feliz porque disponemos de un pequeño jardín, estamos en un error. El setter gordon es un perro que necesita mucho espacio para correr, por lo que el jardín deberá ser de un tamaño considerable para que pueda satisfacer sus necesidades energéticas. De modo que si el espacio para correr es poco o nulo, habrá que llevarlo de paseo varias veces al día y por lo menos una tendrá que poder correr.

Otro detalle importante es el hecho de que el setter gordon tiene marcados instintos cazadores, por lo que es muy probable que se escape en una caminata sin correa.

Salud y cuidados

Dado las características especiales de su pelaje es preciso cepillados regulares para que no se enrede el pelo, ni le salgan nudos. Igualmente es necesario prestar atención a sus orejas, deben ser cepilladas y vigilar que las tenga en buenas condiciones, ya que al ser demasiado largas, pueden acumular suciedad u objetos extraños que desencadenen en taponamiento u otitis. El baño también es importante en la raza, una vez al mes será suficiente para que lo tenga suave y limpio. Existen cosméticas especiales para perros que sin duda resaltará el manto, quedará con más brillo y belleza.

El setter gordon es un perro que con buenos cuidados no suele revestir demasiados problemas de salud. Para su mantenimiento se requiere comida balanceada equilibrada, ejercicios diarios, higiene saludable y controles veterinarios con sus correspondientes vacunas y desparasitaciones. Algunas enfermedades asociadas a la raza son patologías relacionadas con la vista, problemas de piel dado su particular manto, displasia de cadera o torsión gástrica.