podenco maneto

Podenco maneto
Benutzer:Pfoff/CC BY-SA 3.0

El podenco maneto deriva del podenco andaluz. Se cree que una mutación de enanismo hizo surgir esta raza tan peculiar, cuya apariencia pequeña, cercana a la tierra, ultralargo y de dimensiones compactas, lo convierten en un perro especial para la caza de conejos, perdices y también para cobrar patos en el agua.

Características del podenco maneto

También conocido con el nombre de podenco andaluz maneto, figura dentro de las razas pequeñas. Su contextura es robusta, muy fuerte, de potentes músculos y patas cortas, lo que lo hace un perro compacto. El largo de su cuerpo es desproporcionado si se lo compara con las extremidades. Su alto es de unos 33 cm promedio y su peso varía más menos en los 10 kg. Su cola es tan larga que hasta puede tocar el suelo.

Su cabeza es fácilmente medible, puesto que su ancho corresponde a la mitad de la longitud total de la misma. Su tamaño es mediano y la forma es troncopiramidal. El stop lo presenta ligeramente pronunciado.

La nariz de color miel es redondeada y mediana, mientras que el hocico presenta una dimensión menor que la mitad de la medida de la cabeza.

Posee una mandíbula potente y con un buen nivel de desarrollo, en la cual se albergan 42 piezas dentales.

Los ojos son ovalados y en tono miel. Cuando está en alerta sus orejas adoptan una posición erecta.

Es dueño de un corto y brillante pelaje que se distribuye en una única capa, cuyos colores pueden ser canela o canela y blanco, predominando el canela en este último caso.

Cuenta con una muy desarrollada adaptación al terreno en el que vive y caza. Es eficiente en la caza de aves y en su rol como perro cobrador. Se lo utiliza para la caza menor, especialmente en terrenos en los que predomina el monte bajo con vegetación abundante y apretada. Su anatomía resulta perfecta para abrirse paso en zarzales, barrancos y arroyos.

Su complexión física y fisiológica lo hace un perro totalmente resistente al frío y al calor; ni las muy bajas ni las muy altas temperaturas afectan su organismo ni su desempeño.

La expectativa de vida del podenco maneto es de hasta 15 años.

Origen del podenco maneto

A pesar de que existe una firme creencia de que se trata de una mutación del podenco andaluz, este can ha sido aceptado como raza independiente por la Real Sociedad Canina de España (RSCE), la cual le ha otorgado el reconocimiento bajo título provisional hace tan sólo unos pocos años. Se trata de una raza autóctona de la región de Grazalema y de Gibraltar.

Carácter y adiestramiento

Su carácter es sobrio y exhibe orgulloso un gran sentido de la posesión. Son característicos sus aires de superioridad con respecto a los demás perros, lo cual comienza a manifestar desde que es un tierno cachorro.

Ante los desconocidos el podenco maneto se comporta de forma desconfiada y con recelo. Por eso es muy importante que los dueños estén presentes cuando el podenco maneto deba estar en casa en presencia de extraños. Si los integrantes de la familia no están presentes, puede llegar a ser agresivo con quien no conoce, ya que es un perro con dotes de guardián.

Posee una gran inteligencia y mucho aplomo y equilibrio, por eso es que utiliza la lógica para resolver los problemas y situaciones que se le presentan. Gracias a su amplia y extendida memoria, es un perro fácil de entrenar. Si bien es un perro tolerante al castigo, puede realmente arruinarse el adiestramiento si este es injustificado. Además de ello, no apoyamos esta clase de conducta hacia los animales. Siempre conviene entrenarlos desde cachorros, pero haciendo uso de la paciencia para que se adapte a todas las rutinas nuevas que la caza implica: la correa, el viaje en auto, el sonido de los disparos y las tareas que se espera que cumplan.

En cuanto al amo, ellos son quienes lo eligen y sólo reconocen a uno solo.

El podenco maneto como perro de compañía

Creer que el podenco maneto es sólo un perro de caza es un error. La devoción, el cariño y la lealtad que profesan a su dueño lo convierte en un perro ideal para acompañar a toda persona que guste de tener una mascota con la cual jugar y hacer toda clase de actividades. Además, debido a sus pequeñas dimensiones es de fácil manipulación, por lo que con buena socialización se adaptará a áreas urbanas, incluso podrá vivir en un piso o apartamento.

Salud y cuidados

El podenco maneto es un perro rústico, con un sistema inmunitario muy fuerte, por lo que no requiere de cuidados delicados de su salud. Sí conviene vigilar su dentadura, ya que tiene una propensión a que se le desgasten algunas piezas siendo aún un perro joven. Otra recomendación que se hace es que pasen por una inspección luego de una jornada de caza, ya que puede habérsele adherido alguna espiga o también una herida puede convertirse en un potente foco infeccioso.

Un cepillado una vez por semana mantendrá saludable el pelaje y piel del podenco maneto, y las vacunas y desparasitaciones regulares también deben ser llevadas a cabo a través del veterinario de elección.