Podenco canario

Podenco canario
Jose Mesa/CC BY 2.0

El podenco canario es un perro que pertenece al grupo quinto “Spitz y tipo primitivo”, concretamente en la sección séptima que hace referencia a “perros de caza primitivos sin prueba de trabajo”. Entre las características principales destacan sus buenas dotes para la carrera, gran olfato y muy adaptado para la caza del conejo. Es pariente del podenco ibicenco y forma parte del grupo conformado por los tres podencos portugueses, siendo el canario el mayor de ellos.

Se cree que desciende de los perros que hace miles de años traían los comerciantes mediterráneos a España. Su arribo a las Islas Canarias desde la península Ibérica fue hace aproximadamente 400 o 450 años.

Su uso como perro de caza

A diferencia de otros perros de caza, el podenco canario, se sirve de su sentido del olfato, de la vista y del oído a la hora de cazar, a la vez que interviene activamente en el formato de caza en jauría, utilizando sus dotes de apuntador y cobrador. El trabajo en jauría no es natural de la raza, sino consecuencia de su inconmensurable adaptación al terreno en el que vive. Es uno más de los cambios, en este caso de funciones, que el podenco canario puede lograr gracias a la adaptabilidad que lo caracteriza.

Cómo criar al podenco canario

Antes de ser considerado como perro de caza, todo can es primero una mascota, con todas las implicaciones que esto tiene: convivencia, alimentación, espacio, cuidados, expectativa de vida, carácter y la lista puede seguir. Por eso es que vamos a contarte todos los aspectos que debes considerar antes de abrirle las puertas de tu casa a este fantástico perro, el cual requerirá de tu tiempo, atención… y unas cuántas cosas más.

Lo primero que tenemos que tomar en consideración es que estamos ante un perro de tamaño mediano, el cual llega a pesar un promedio de 24 kilos. Es importante tener esto presente cuando llega a nuestra casa, ya que probablemente lo hará de cachorro y su tamaño será perfecto para estar en el sofá o dormir en nuestra cama, si es que esto es de nuestro agrado.

Sin embargo, a medida que el podenco canario va creciendo, sus dimensiones van a empezar a quedarnos incómodas para tratarlo como perrito faldero. Por lo tanto, una de las primeras adquisiciones que nos conviene hacer es la de una cama canina. A su vez, es vital que la cama esté siempre en el mismo lugar, ya que así sabrá y adquirirá el hábito de ir siempre al sitio que hemos conformado como “su espacio” dentro de la casa. De modo que deberás despejar ese sitio y hacerlo de fácil acceso y lo más confortable posible para la mascota. De más está decir que la cama, aunque la adquieras mientras aún se está desarrollando para convertirse en un adulto, tendrá que tener las dimensiones adecuadas a un perro que llega a adquirir un tamaño de hasta 64 cm de altura.

El baño frecuente es importante. Aproximadamente cada 40 días, tu mascota podenco canario necesitará de un buen aseo. Puedes hacerlo en la bañera o ducha de tu cada, así como también con manguera o balde en el jardín. Si no te es posible bañarlo en casa, contrata los servicios de una clínica veterinaria o un peluquero canino que lo haga por tí.

La alimentación no es un punto negociable. Estamos hablando de un perro que, como dijéramos, tiene un tamaño mediano y, por consiguiente, comerá como tal. Elegir una comida de baja calidad no es una opción, ya que no le estarías aportando a tu perro los nutrientes que necesita para que sus demandas energéticas estén cubiertas.

Si vas a viajar con tu podenco, es necesario que tengas una jaula transportín, incluso cuando lo transportas en tu propio vehículo. Ten en cuenta que tendrás a tu lado a un perro inquieto y nervioso. Su pasaporte, documentación o correspondiente cartilla sanitaria, junto con las vacunas obligatorias según lugar de destino, es imprescindible para no tener contratiempos o problemas administrativos con tu podenco canario.

Por último trataremos el tema del ejercicio físico. El podenco canario es un perro muy inquieto, el cual necesita de un amplio terreno para correr. Si dispones de dicho espacio, ya no tendrás nada de qué preocuparte. No obstante, si no lo tienes, es muy importante que lo saques para que camine y corra por lo menos tres veces al día y cada salida deberá ser de 40 minutos.

Carácter y educación del podenco canario

Su lealtad hacia su dueño es tal, que hasta podríamos decir que se trata de un perro adicto a su amo. Su personalidad es inquieta, nerviosa y muy activa, lo cual no quita que también sea muy cariñoso. Como perro de caza que es, la valentía y el dinamismo forman parte de su carácter.

En cuanto a la educación y el adiestramiento casero llevado a cabo en el podenco canario, no podemos olvidar que, por más que hoy día este perro sea nuestra divertida y juguetona mascota, a la que le encanta dormir largas horas, tiene potentes genes de caza.

¿Qué significa esto? En primer lugar, que habrá que sacarlo a la calle con correa y no quitársela hasta que nos aseguremos de que responda nuestras órdenes y llamadas. Es muy común que su instinto de caza aflore en medio de un paseo si es que ve un gato, un ratón o un pájaro, ya que saldrá detrás de este ignorando nuestros llamados.

Por último, hay que saber que este es un perro que tiene grandes tendencias a escaparse, por ende, cuánto antes se lo acostumbre a obedecer, más tranquilos estaremos.