Pastor caucásico – todo lo que necesitas saber de este bello can

pastor caucásico
Pastor caucásico
Harold Meerveld/CC BY 2.0

Se cree que el pastor caucásico deriva del dogo del Tíbet. Los pastores del Cáucaso lo criaron por décadas, por eso se le asignó ese nombre. Fue el guardián del ganado que tenían las personas de la región, y lo protegían de las amenazas que implicaban los lobos que merodeaban por las cercanías. Su historia lo convirtió en un perro rústico y muy resistente a las más bajas temperaturas.

Características físicas del pastor caucásico

En su aspecto se plasma toda la resistencia con la que cuenta la raza. Tiene una ancha espalda, la cual es recta y musculosa. El pastor caucásico pertenece a las razas grandes y su cabeza es compacta. Posee un hocico corto y orejas de inserción alta que cuelgan a ambos lados de su cabeza. Pesa aproximadamente 50 kg y su altura hasta la cruz es de 65 cm. Su pelaje es frondoso y largo, y puede presentarse en los tonos gris, marrón rojizo, beige, atigrado o blanco.

Carácter y personalidad

Toda la fidelidad y obediencia que le vuelca a su dueño, se transforma en desconfianza y recelo hacia los extraños. Es un can muy guardián y territorial, por lo que no tarda en reaccionar con ladridos y gruñidos cuando se percata de ruidos o de la presencia de alguien que no conoce. El pastor caucásico es perfecto para ocupar el rol de perro de guardia, ya que fácilmente disuade a cualquier intruso de entrar en el terreno que ocupa.

Uno de los puntos fuertes del pastor caucásico es su gran memoria, por lo que aprende con rapidez y eficacia cuando es entrenado para encargarse de determinadas tareas o cuando deseamos educarlo para que siga ciertas órdenes. Es un animal dominante, por lo que toda la familia se beneficiará de un adiestramiento temprano para que no termine siendo él quien domine a la familia.

A pesar de toda la fidelidad que le prodiga a su dueño, no deja de ser un perro independiente, al cual no podremos obligar a mostrarse cariñoso cuando no tenga ganas de hacerlo. Recibir su cariño y atención es un privilegio y no podemos forzarlo ni presionarlo a que se deje mimar todo el tiempo.

Salud y cuidados

Al ser rústico y de exteriores, el pastor caucásico goza de muy buena salud y solo está amenazado por las enfermedades que acechan a las razas grandes, tales como torsión de estómago y displasia de cadera.

Dentro de los cuidados es muy importante tener en cuenta que el pastor caucásico no es un perro para vivir confinado en un apartamento o en espacios reducidos. Esta raza necesita usar su fuerza y vigor corriendo en un amplio predio a su disposición. Además de ello, es preciso que tenga al menos un paseo diario. Dada su personalidad combativa, muestra una marcada tendencia a provocar peleas con otros perros. Por lo tanto, una fuerte correa no podrá faltar en las caminatas con el pastor caucásico.

Por último, tendremos que prestar atención y cuidar mucho su pelo. Al ser tan largo, la tendencia es a absorber la suciedad del ambiente y a que el pelo que se le cae se quede aprisionado en la gran mata que lo cubre. Un buen cepillado tres veces por semana contribuirá a la salud de su pelaje, también es recomendable que lo visite un peluquero canino, así contribuirá a que el pelo quede en buen estado de conservación a la vez que bello.

Con respecto al baño, es recomendable en los casos de que el pastor caucásico huela mal o está sucio, precisa de limpieza de orejas, cortes de uñas, eliminar lagañas de sus ojos y por supuesto atención veterinaria regular para llevar un control y prevención de su salud.

En cuanto a la alimentación, es más recomendable la comida uso comercial, de esa manera el control nutricional está más asegurado. Agua fresca y limpia no debe faltar en ningún momento.

Clasificación en la FCI

El perro pastor del Cáucaso se clasifica en el grupo dos, que hace referencia, entre otros, a los perros tipo montaña molosoides. Su estándar se reconoció en 1984 por esta federación, y como estándar oficial válido en el año 2010.

Según país recibe varias denominaciones, así también puede nombrarse como: Caucasian Ovcharka, kaukasischer schäferhund, en inglés caucasian shepherd dog, finamente perro pastor del Cáucaso.

Para resumir, el pastor caucásico es un perro rústico y resistente. Resulta muy guardián y amedrenta a cualquier intruso que se acerque a nuestra propiedad. Goza de muy buena salud, aunque la torsión de estómago y la displasia de cadera se ciernan siempre como una amenaza sobre él.