Manchester terrier un perro elegante que debes conocer

Manchester terrier
Manchester terrier
Roger Ahlbrand/CC BY 2.0

El Manchester terrier es un perro robusto y de contextura compacta, pero de porte muy elegante. Su historia data de la era isabelina, período en el cual el terrier negro y rojizo era muy apreciado por su instinto cazador. A nivel doméstico, las personas lo requerían como parte del control de ratas y otras plagas de pequeños mamíferos. Pero la forma definitiva de la raza fue consolidada cuando promediaba el siglo XIX. Allí fueron introducidos canes de patas estilizadas, muy parecidos a los Whippet, con los que se terminó de conformar al Manchester que conocemos hoy en día. Su origen es Gran Bretaña y la localidad de procedencia es el que le da nombre a la raza.

Sus movimientos delatan cualidades de cazador, con gran empuje de las extremidades anteriores hacia las posteriores, conjugando sus dotes deportistas con movimientos equilibrados.

Características físicas del Manchester terrier

Con un promedio de 8 kg de peso y 41 cm de altura hasta la cruz, el Manchester terrier es un perro pequeño, pero vigoroso y elegante. Las hembras tienden a ser un poco más pequeñas.

Su cabeza, sostenida en un cuello curvado en la parte superior, es larga y aplanada también en la parte superior, igualmente es rellena no dejando ver los músculos de las mejillas. Sus ojos son de apariencia almendrada, no demasiados grandes y las orejas, más bien pequeñas, forman una V invertida. Destacando la trufa de fuerte coloración oscura.

La mandíbula inferior y la superior presentan la misma longitud y la mordida es en forma de tijera, los labios que la cubren se mantienen apretados. Las patas delanteras del Manchester terrier son rectas y proporcionadas con respecto al cuerpo, mientras que las traseras son musculosas. Los pies son robustos aunque un tanto pequeño.

El cuerpo es corto y se destacan sus costillas curvas, las cuales le otorgan un cierto hundimiento. Al final de este, se presenta una cola que nace gruesa, se implanta al final de la curvatura dorsal y se afina hacia la punta.

El Manchester terrier es dueño de un pelaje corto, con aspecto alisado poro no fino, apretado al cuerpo y de apariencia brillante. Su muda es escasa, por lo que no es un perro que tienda a perder pelo.

El manto es negro azabache y tiene zonas específicas en un intenso tono caoba. Ellas son el hocico, las mejillas, sobre los ojos, la garganta, la mandíbula, las patas delanteras, hacia abajo del carpo y debajo de la cola. Un factor muy importante es que el negro y el caoba fuego deben estar perfectamente delimitados.

Carácter y personalidad

No estamos ante un perro silencioso ni ante uno dócil. Estos ejemplares se hacen oír alzando su voz a ladridos cuando lo consideran necesario. El Manchester terrier es terco y muy tenaz cuando quiere conseguir algo. Es una raza de perros que nos regala una compañía vivaz y divertida, aunque es relevante no dejar que pase demasiado tiempo a solas.

No resulta fácil entrenarlo, pero sí educarlo para que se adapte a nuestras costumbres. Lo que sí es seguro es que tendremos un amigo para jugar a las persecuciones y para la caza, en especial la de conejos.

Salud y cuidados

El Manchester terrier es un perro con una marcada tendencia al sobrepeso si no se ejercita correctamente. Por consiguiente, le proporcionemos dieta de ración que deberá estar supervisada por un veterinario en función de su edad y peso, al igual que controlar aspectos relacionados con su salud, de esa manera se pueden prever muchas enfermedades.

Dos paseos al día son imprescindibles para conservar su buen estado de salud, tanto física como mental. Es muy importante hacerlo correr para recién dejarlo reposar tranquilamente sobre un sofá.

Un baño cada dos meses mantendrá al día la higiene, mientras que limpiar sus orejas cada vez que le encontremos cera, así como también mantener sus uñas recortadas, es lo que necesitamos para disfrutar de nuestro Manchester terrier hasta por nada menos que diecisiete años.

Su clasificación como perro de raza

Según la FCI está clasificado en el grupo de los “Terriers”, aunque en la sección dedicada a los de talla mediana y grande (sección 1), esto es así, puesto que aunque es un perro pequeño, existen otras razas comprendidas en el mismo grupo que son aún mucho más pequeñas, si bien existe hoy en día una variante toy. Fue en al año 2010 cuando de aprobó su estándar oficial.