Lhasa Apso

depositphotos.com © Eric Isselée

El Lhasa Apso es un perro de pequeño tamaño y de gran
extensión de pelaje, que representa su identidad y característica más llamativa. Surgió en la antigüedad, alrededor del 8oo a. C. en la región del Tibet, se cree que como resultado de una creación de la cultura budista. Las bajas temperaturas de la zona en donde se forjó su genética explican la necesidad y finalidad de su cabellera, como medio de protección insustituible para mantener el calor de su cuerpo.

En lo relacionado con sus características físicas el Lhasa Apso, no deja de ser un perro pequeño, aunque robusto y musculoso, con una altura a la cruz de entre 25 y 28 cm y con un peso de entre 8 y 9 kilos. Así como el pelo es abundante y con caída de cabellera, las orejas del Lasha también son desplegadas hacia la zona inferior de la cabeza. No ocurre lo mismo con la cola que tiene una tendencia erguida e inclinada hacia el lomo.

¿Cómo es la personalidad y carácter del Lhasa apso?

Pese a que la tranquilidad y la alegría caracterizan a este cánido como uno de sus principales rasgos, su inteligencia le es suficiente como para poner ciertos límites en el trato con las personas. Si bien le gusta jugar, no es de su agrado que lo cargoseen demasiado, y sabe distinguir perfectamente cuando lo tratan como una diversión o un juguete. La desconfianza en primera instancia también distinguen a este can, pero sólo es necesario traspasar esa barrera para que se muestre fiel e incondicional.

¿Cómo es su salud?

Si bien el imponente pelaje del Lhasa apso le significan muchas ventajas de cara a su salud, sobre todo térmica, en el ámbito doméstico el cuidado de su manto requieren dedicación, tiempo y regularidad. El cepillado de su cabellera deber ser semanal para evitar nudos, inflamaciones o irritaciones de su dermis. Otra zona sensible son sus ojos, para los que se recomiendan una limpieza diaria con algodón mojado.

Consejos para el mantenimiento del pelaje y arreglos en exposiciones caninas

El proceso a realizar para el mantenimiento del pelaje es muy similar al perro raza bichón maltés y al shih-tzu.

El manto es largo grueso y con mucho aplome, por esa razón los baños son aconsejables una vez al mes, además el cepillado, si se opta por participar en exposiciones caninas, debe ser a diario. El top-knot le ayudará a ver mejor y le evitará irritaciones oculares por rozadura de pelo en los ojos.

Para exposiciones, los baños han de ser semanalmente en lugar de una vez al mes, además el pelo de los bigotes y cráneo deben sujetase con gomas o vendas, de esa manera se mantendrán limpios y bien colocados.

Clasificación según FCI

Grupo 9, sección 5, perros de compañía tibetanos