Doberman

depositphotos.com © gsdonlin

Se trata de una raza con mucha historia, que fue parte incluso de importantes hechos históricos junto al hombre, pese a su relativa corta existencia. La misma se remonta al año 1900, cuando Alemania vio nacer a este estilizado y fuerte can, cuyo nombre hace honor a su creador, Karl Friedrich Louis Dobermann.

Aunque se cree que su origen genético puede ser la resultante de una cruza entre el Manchester terrier y el galgo, este extremo no ha podido confirmarse por parte de ningún experto sobre esta raza.

Características estéticas y físicas

Los rasgos estéticos del doberman son para muchos sinónimos de verdadera belleza y equilibrio. A pesar de su estética más bien cuadrada, existe una proporción y armonía de tamaños y formas entre el cuerpo y la cabeza del doberman. Su altura es media alta, llegando a ser de entre 65 y 72 cm, en el caso de los machos y de aproximadamente 63-68 cuando se habla de hembras. La cabeza es aplanada, acorde con el hocico pronunciado y los ojos pequeños pero penetrantes. Las orejas son caídas –excepto ante la expectación o amenaza- y están situadas en la zona alta de los frontales craneales. El pelaje que caracteriza a la raza es corto, pegado al cuero y de color cobrizo.

Es así, que la combinación de los rasgos anteriormente descritos configuran un animal de presencia segura y porte firme y orgulloso.

El doberman y su desempeño en las actividades y la vida del hombre

Cuando se piensa en un doberman, hay que decir que es justamente su porte, su capacidad física y su temperamento, los que han convertido a este perro en una auténtica garantía en el desempeño de diversas actividades, entre ellas, la custodia y vigilancia.

Son justamente estas características, las que han posicionado a este cánido en un lugar de privilegio como complemento ideal del hombre en labores policiales, de investigación, de control y de persuasión en general.

Pero más allá de esta fama nada engañosa y ganada a pulso por esta raza, el doberman puede representar una auténtica alegría para la familia, siempre y cuando se lo críe con cariño y se sepan explotar su virtudes en base a una educación paciente pero firme y sosegada. De esta forma, este can puede ser el mejor guardián de nuestra casa y sus miembros, a la vez que un compañero fiel e incondicional. Asimismo su alto nivel de inteligencia le exige una estabilidad emocional que, de conseguirse, lo harán muy dócil tanto con los miembros de la familia como con otros animales.

Cuidados básicos del Doberman

Estos potentes perros se adaptan a la vida en un piso o apartamento, aunque precisan de paseos diarios para que puedan ejercitarse. Un cepillado cada 10 días es suficiente para que mantengan el pelaje en buenas condiciones; teniendo en cuenta su manto fino y liso, no están preparados para soportar temperaturas muy bajas, es preciso resguardarlos del frío en épocas invernales. Una alimentación de calidad es importante para que conserven buen estado de salud, en ese sentido los piensos de alta gama son los recomendables.

Por otra parte destacar que la esperanza de vida de los doberman son de entre 10 y 13 años, y con un seguimiento regular de su salud, se pueden prevenir patologías de la médula espinal como la “espondilomielopatía cervical”, una enfermedad degenerativa muy común en esta raza y muy nociva para su salud.

Clasificación según FCI

Grupo 2, sección 1.1 Pinscher.