Conoce al temerario Bullmastiff, un perro al servicio de tu defensa

Perro raza Bullmastiff
Bullmastiff

El Bullmastiff es un perro perteneciente a las razas gigantes y su reputación como animal de defensa no ha parado de aumentar en los últimos años. Sus 60 kilos y su bravura les permiten reducir a un extraño y defender tu hogar como lo haría un guardia humano.

Origen y primeros pasos

Originario del Reino Unido, el Kenel los reconoció como raza oficial en 1924, pero el siglo XVI tuvo como protagonistas, en España y en Portugal, a perros de características increíblemente similares a dicha raza. Estamos hablando de perros que supieron encontrar su auge cuando las peleas entre perros y animales salvajes, tales como osos y hasta grandes felinos, eran muy populares. No obstante, esta actividad no tardó en dejar de practicarse y los Bullmastiff fueron bajando su número en España. Afortunadamente, en Inglaterra se les dio la tarea de acompañar a los cuida-parques que abundaban en el área y cuyo cometido era la de capturar a los invasores que pretendían cazar de forma ilegal en cotos de caza privados. Fue de una cruza de estos temerarios luchadores que surgió el can que hoy conocemos como Bullmastiff.

Contextura física

Con un promedio de 64 cm de altura hasta la cruz y un peso de 55 kilos, los Bullmastiff son animales sorprendentemente grandes y robustos. No es de extrañar que sean cada vez más solicitados para cuidar los hogares y a las personas que los habitan. Realmente puedes delegar la tarea de tu protección a estos bravos ejemplares, ya que sabrán muy bien cómo mantener tu integridad física.

El manto de estos canes puede ser beige, rojizo o atigrado, al tiempo que exhiben manchas negras de forma indefectible.

Sobre el cuadrado y fornido cuerpo, se sostiene una cabeza cuadrada, dueña de un hocico muy negro. El cuello es ancho y muy fuerte, al igual que su pecho. Toda la contextura corporal de la raza nos lleva directamente a la fuerza con la que cuenta. Dado que llega hasta el corvejón, podemos decir que su cola es larga, lo cual le resulta muy conveniente a la hora de encontrar el balance y dar control a sus movimientos.

Personalidad y carácter del Bullmastiff

Es verdad que estamos ante un perro de defensa, con lo cual debemos asumir que el ataque es una de sus destrezas. Sin embargo, no es este el recurso que utiliza sin evaluar antes la situación. En otras palabras, ataca cuando la situación realmente lo amerita o cuando su dueño así se lo indica. Por ende, no sería justo afirmar que se trata de un perro peligroso.

En su pasado, durante la vida que sus ancestros tuvieron al lado de los guarda bosques, estos animales se impregnaron de la interacción con sus dueños y, muy especialmente, con los más pequeños de la casa. Lejos de haber sido apartados del hogar, sus amos los trajeron al interior de sus viviendas y allí les dieron una vida llena de amor y cuidados. ¿Cuál fue el resultado de todo esto? El nacimiento de un perro que es todo un encanto con los niños.

¿Puedo tenerlo tanto en la ciudad como en el campo? Otra característica del Bullmastiff, a pesar de su considerable tamaño, es que se adapta perfectamente a las circunstancias y a los ambientes en los que les toque vivir. Lo que debes tener muy en cuenta y nunca actuar de forma contraria, es que esta raza necesita ser parte del núcleo familiar. Por lo tanto, si dispones de una casa grande con un espacioso jardín, asegúrate de que tu perro sólo esté en dicho espacio durante las horas del día en que necesite caminar y ejercitarse, pero no lo confines a una vida solitaria y relegada, ya que su carisma personal podría teñirse de agresividad.

Salud y cuidados del Bullmastiff

La salud de la raza Bullmastiff es muy buena, exceptuando la temida displasia de cadera a la que tienden sus ejemplares, y a la torsión de estómago, la enfermedad que puede llevarlo a la muerte a causa de la dilatación del estómago o del impacto de los saltos cuando corre y se mueve. Si llegas a ver que tu mascota se queja, eructa, manifiesta espasmos estomacales o sus intentos por vomitar son todos en vano, no tardes ni un minuto en llevarlo al veterinario.

Cuida mucho que tu Bullmastiff no se exceda en el ejercicio durante la etapa del crecimiento, ya que esto podría llevarlo a sufrir de problemas musculares y articulares durante toda su vida, cuya expectativa ronda en los diez años. En la edad adulta, siempre serán bienvenidos los paseos, pero moderados, puesto que no es un perro que necesite mantenerse todo el tiempo activo.

Otro problema que es posible que manifieste el Bullmastiff es la obesidad, por lo que su dieta deberá ser controlada y no es conveniente permitirle que se exceda en la cantidad que consume.