Bulldog americano

Bulldog americano
Terry Rees/CC BY-SA 2.0

El bulldog americano guarda estrechas similitudes con el pitbull y con el boxer, por lo que si no se conoce en profundidad a las tres razas, se los puede llegar a confundir. La raza en cuestión desciende del bulldog original que existió en Inglaterra durante el 1800, pero que la extinción les ganó la partida.

La raza se origina como perro de granja, el cual fue posteriormente usado como guardián del ganado y en eventos de cacería. La región que lo vio nacer fue el sureste de Estados Unidos.

Características físicas

Estamos ante un perro de tamaño mediano, cuya altura promedio es de 60 cm y su peso promedia los 35 kg. La expectativa de vida media que tiene es de 13 años. Su complexión es robusta, musculosa y atlética. Es dueño de una cabeza de gran tamaño, la cual le confiere una apariencia del todo imponente, en especial si reparamos en su pronunciado stop. Cuenta con mejillas dotadas de una consistente masa muscular, las cuales circundan una mandíbula que es capaz de llevar a cabo una mordida muy potente.

Su grueso hocico puede estar coronado por una nariz marrón, negra o gris. Si la nariz fuera rosada, estaría por fuera de los cánones de la raza. Es notorio el rasgo de contar con ojos redondos o almendrados muy separados entre sí, cuyos colores más comunes son el negro y el marrón.

En lo referente al pelaje del bulldog americano, el mismo puede mostrar una variante en su textura, siendo aceptable desde una muy suave hasta una muy áspera. En lo que coincide en todos los ejemplares es en que se presenta compacto y es corto. Los colores pueden ser variados y se aceptan diferentes combinaciones a excepción del tricolor y el azul o negro puro.

Carácter y personalidad

El bulldog americano es un perro que cuenta con determinación y coraje. No le tiene miedo a nada, lo cual no lo convierte en un perro agresivo si es que ha recibido el entrenamiento necesario para socializar exitosamente. Hay que tener cuidado con los extraños, ya que cuenta con un instinto protector muy marcado, por lo que puede llegar a marcar su territorio de forma determinante.

La socialización es un factor muy importante en esta raza de perro, por eso es que se la debe llevar a cabo con paciencia y constancia desde que es un pequeño cachorrito. Uno de los rasgos que cada ejemplar debe poder desarrollar consiste en el autocontrol.

Los diferentes usos del bulldog americano

Deportes: resulta un perro ideal para salir a hacer canicross, un deporte que se ha instaurado en los últimos años y que se practica atándose a modo de cinturón una correa que se agarra al arnés del perro. Debido a su gran demanda de desgaste energético, te acompañará a buen ritmo durante largos kilómetros.

Casas y apartamentos: esta raza se sentirá a sus anchas viviendo en una amplia casa con terreno, así como también podrá adaptarse de forma satisfactoria a los espacios reducidos de un apartamento, ya que no se trata de un perro ladrador. De todos modos, habrá que sacarlo a hacer ejercicio diariamente, sea cual sea el sitio en el que vive.

Vigilancia: su marcado instinto protector pondrá en alerta y a salvo a la familia. La desconfianza que siente hacia los extraños hará que nadie que no sea bienvenido por ti, lo sea por él.

Senderismo: mediante la práctica de estas largas caminatas no sólo tendrás la oportunidad de realizar una de tus actividades favoritas, sino que estarás cumpliendo con una de las necesidades básicas de tu bulldog americano, la cual consiste en el ejercicio diario.

Salud y Cuidados

El aspecto fuerte y saludable del que es dueño también refleja una salud de hierro. Es una raza que casi no tiene problemas hereditarios, sino que los males que le aquejan son de índole tumorosa y la tan conocida displasia de cadera.

La recomendación más importante con respecto a su cuidado es el ejercicio. Es muy importante tener esto en cuenta antes de adquirir un ejemplar de la raza, ya que necesitarás de mucho tiempo libre para dedicarle a los tres o cuatro paseos diarios que tu bulldog americano necesitará.

Otro aspecto importante es el clima. Este can va muy bien con el clima templado, pero no con los extremos fríos y calurosos. Lo que le ocurre es que su organismo no tiene la capacidad de adaptación requerida para que las temperaturas extremas no le afecten. Por lo tanto, cuando se lo va a pasear en el frío, es recomendable abrigarlo con una manta para perros, mientras que habrá que asegurarse que esté permanentemente hidratado en verano.

Entrenamiento del bulldog americano

Para educar a este perro se necesitará de un amo con la suficiente templanza para mostrarse firme, pero sin perder la calma ante los desafíos que el ejemplar de esta raza pueda llegar a plantearle. Un adiestramiento clásico no es la mejor opción para ellos, sino que necesitan alternativas basadas en tendencias más modernas que combinen la intransigencia con el cariño.