American Bully

American Bully
Rock City Kennels/CC BY 2.0

Cuando observamos la estampa del robusto american bully, inmediatamente pensamos que es un perro de caza o trabajo. Sin embargo, esta es una raza que ha sido creada especialmente para servir como perro de compañía. Su carácter es manso y leal, mientras que es mucho más delicado de lo que sus potentes músculos y su impresionante mandíbula pueden hacer creer.

En cuanto al origen de la raza, existen ciertas controversias, ya que mientras que el American Bully Kennel Club (ABKC) afirma que sólo se necesitó de la raza American Staffordshire terrier para crearla, la UKC sostiene que también estuvieron implicadas las razas bulldog inglés, americano y francés, a la vez que también habrían participado el olde english bulldogge y el pitbull, aunque de este último es acerca del que más dudas existen.

Cuando la raza american bully se creó en Estados Unidos, se hizo con la intención de conseguir un fiel compañero que sirviera los propósitos de acompañar a sus dueños, mostrando un carácter apacible y dócil, al mismo tiempo que también pudiera ofrecer una apariencia contundente, rústica y aguerrida.

Características físicas

Este can pertenece al grupo de perros de tamaño mediano, siendo su altura promedio unos 50 cm y su peso 35 kg. Se espera que viva unos 13 años. Su aspecto general es compacto gracias a la musculatura que lo conforma y al hecho de que cuenta con una cabeza de tamaño grande y un cuello corto y grueso.

Todas las partes de su cuerpo son muy fuertes. Puede tener ojos de diversas tonalidades, pero el azul está anti-recomendado para mantener los rasgos de la raza intactos. Su cuerpo está cubierto por un manto de pelo corto y que brilla mucho a la luz del sol. Puede presentarse en diversos colores, pero al igual que sucede con los ojos, no se aceptan sus versiones en merlé o albino. Se recomienda no cortarle la cola.

Carácter y personalidad del american bully

Esta raza despliega vitalidad y alegría. Es un excelente compañero y vigilante, incluso se lo recomienda para hacer senderismo. Sin embargo, un rasgo sobre el que hay que trabajar con ellos desde muy pequeños es la dominancia. Si se lo enseña desde pequeño a respetar a las personas y a otras mascotas, tendremos un compañero de oro en casa, en especial con los niños.

Gracias a su desarrollado instinto protector, el american bully será el mejor vigilante para nuestros pequeños, a la vez que jugará incansablemente con ellos. A pesar de su robusta complexión, es consciente de la fuerza y poder de su cuerpo, por lo que se auto-regula para no ocasionar ningún accidente que debamos lamentar, tanto con niños como con otras mascotas más pequeñas que pueda haber en la casa.

Los 5 tipos de american bully

De acuerdo a sus características, existen 5 tipos de american bully:

American bully pocket

El american bully pocket, como su nombre lo indica, es un perro “de bolsillo”, resultando ser el más pequeño y vital de todos.

Standard

El tipo standar presenta un tamaño medio y estructura ósea contundente, este perro se mueve con facilidad y sabe poner dar la alerta cuando el caso se presenta.

Classic

El classic cuenta con las proporciones más armoniosas de toda la raza. Su tamaño es medio y es de complexión fina.

Extreme

El tipo extreme la diferencia más prominente que tiene con todos los anteriores es que cuenta con dos veces más musculatura que ellos, dando un aspecto realmente temerario.

American bully  XL

El american bully  XL se caracteriza en presentar un tamaño muy superior a los tipos descritos con anterioridad.

Salud y cuidados

Mantener vigente toda esa musculatura requerirá que el american bully realice tres paseos diarios de unos 40 o 50 minutos cada uno. Obviar este paso tan importante en su cuidado puede llegar a generarle mucha angustia al animal, lo cual se reflejará en comportamientos de índole ansiosa o de su polo opuesto: la depresión.

Es muy importante tener en cuenta que el correr no es un ejercicio para este perro, ya que implica un esfuerzo demasiado grande para su corazón el mover sus pesados músculos a gran velocidad. Por ello es que elegiremos caminatas largas y a buen ritmo y, una vez al día como mucho, lo haremos trotar con suavidad.

Los hábitos de higiene son fundamentales para el american bully, ya que tiene una marcada tendencia a generar lagañas durante la noche, las cuales hay que remover cada mañana con un algodón embebido en agua tibia. El cepillado también es muy importante para mantener la belleza de su pelaje.

Tomando en cuenta la fuerte estructura ósea que soportará a su pesado cuerpo toda la vida, es necesario brindarles a los cachorros más calcio del que viene incluido en las raciones y del que pueda ingerir en la leche. Así es que muchos expertos en nutrición canina recomiendan suministrar calcio en polvo en sus comidas para un correcto desarrollo de los huesos.

En lo referente a la salud, se trata de un animal fuerte y resistente, con una salud muy buena. No obstante, es común la aparición de cataratas, alergias, pérdida de la audición, afecciones cardíacas, hipotiroidismo y displasia de cadera o de codo.