Estás aquí: Inicio » Neonatología y pediatría canina » Vacunas para perros cachorros, clasificación y conceptos de inmunidad

Vacunas para perros cachorros, clasificación y conceptos de inmunidad

Vacunas para perros cachorros


Las vacunas para perros cachorros representaron por años una de las categorías comercialmente más fuertes dentro de la industria de productos veterinarios. Existe actualmente una oferta considerable de vacunas para perros cachorros de diferente tipo y calidad.

La eficacia de la vacunación, sin embargo, no depende únicamente de la naturaleza de la vacuna. Diferentes factores tanto del animal como del producto y su aplicación se consideran igualmente importantes al momento de inmunizar.

Veremos los tipos de vacunas para perros cachorros disponibles en el mercado y las principales consideraciones para su administración.

Inmunidad y tipos de vacunas

Cuando el cachorro llega a la consulta pediátrica, uno de los tantos puntos a tener en cuenta dentro de sus cuidados es el comienzo de un plan de vacunación. En estos individuos, sin embargo, el desarrollo de la inmunidad comienza desde la incorporación de los anticuerpos de la madre a través del calostro; es por eso que la vacunación de la madre en su fase gestante debe ser, dentro de lo posible, parte del plan de salud del animal.

Tomando como referencia la definición aportada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una vacuna es una preparación desarrollada para generar inmunidad contra una o más enfermedades determinadas. Esta preparación está compuesta principalmente por agentes infecciosos -o partes de ellos-, que fueron previamente sometidos a procesos destinados a atenuar o inactivar su capacidad de enfermar.

De esta manera, podemos encontrarnos en el mercado con diferentes tipos de vacunas, las cuales presentan más de una característica e indicación clínica. A continuación las describiremos brevemente.

Vacunas inactivadas

Las vacunas inactivadas representan lo que se conoce como preparaciones “a virus muerto”. Son vacunas que necesitan administrarse en altas dosis y mediante aplicaciones frecuentes para lograr inmunidad. Una gran ventaja de este tipo de vacunas es que, una vez administradas, no revierten su virulencia. Están por lo tanto indicadas para la vacunación de hembras preñadas e individuos con el sistema inmune comprometido (inmunosuprimidos).

Vacunas atenuadas

Al contrario de las inactivadas, las vacunas atenuadas están compuestas por agentes vivos con virulencia atenuada, con riesgo de revertirla y así enfermar animales con compromiso de su inmunidad. Debido a eso, tampoco están permitidas en hembras gestantes. Sin embargo, son preparados que ofrecen protección por períodos prolongados y están siempre contempladas dentro de las vacunas para perros cachorros.

Vacunas recombinantes

Las vacunas recombinantes llevan mucho tiempo en el mercado de productos veterinarios, siendo parte de las llamadas “vacunas de nueva generación”. Estas vacunas surgieron con el objetivo de agrupar las principales ventajas de los tipos mencionados con anterioridad. Las hay de muchas categorías y clases, las que permanecen en constante desarrollo.

Planes de vacunación

Los planes de vacunación son esquemas o protocolos de aplicación de vacunas que el veterinario debe implementar teniendo en cuenta la edad del animal, su estado, etc.

Dentro de los planes de vacunas para perros cachorros existen variaciones de acuerdo al país o región, debido principalmente a las enfermedades que el animal se expone.

Las vacunas para perros cachorros protegen, entre otras cosas, contra enfermedades digestivas y respiratorias. Dentro de los principales agentes incluidos en las preparaciones, están: el virus del moquillo, el adenovirus canino, el parvovirus, el virus de la parainfluenza, Leptospira sp., y el virus de la rabia. La mayoría de ellos requiere de tres a cuatro aplicaciones, excepto los dos últimos que se aplican únicamente en la última fase del esquema.

Factores relacionados con la vacunación

El concepto que sostiene que “vacunar no es sinónimo de inmunizar”, no podría funcionar mejor que como introducción para esta sección del artículo.

Al momento de aplicar una vacuna, deben tenerse en cuenta ciertas características tanto del animal como del producto. Existen muchos factores que pueden disminuir y hasta anular el propósito de la vacunación: generar inmunidad duradera por estímulo de la producción de anticuerpos o activación de células específicas.

Algunos de los factores que interfieren en el proceso, relacionados con la vacuna, son: el desarrollo y calidad del producto, el método y temperatura de conservación (interrupción de la cadena de frío), la dilución o la forma de reconstituirla antes de ser aplicada.

Entre los vinculados al animal, se destacan: estrés, enfermedades o fármacos con acción inmunosupresora, individuos demasiado jóvenes, finalmente el tiempo transcurrido hasta la primera aplicación de vacunas para perros cachorros. Este último punto destaca el riesgo que la administración de agentes inmunógenos tiene cuando los anticuerpos maternos todavía están presentes. El tiempo transcurrido hasta la primera aplicación es un período crítico que debe promediar poco más que un mes. Vacunar antes de ese momento acrecienta el riesgo de “neutralizar” los anticuerpos calostrales, lo que deja sin efecto a la vacuna y sin protección de ningún tipo al animal.

Reacciones posvacunales

Una última consideración en lo referente a las vacunas para perros cachorros y a la vacunación en general, es la correspondiente a las reacciones posvacunales.

La incorporación de un preparado vacunal no es precisamente un acontecimiento pasivo para el organismo del perro. El cuerpo del animal reacciona ante la inoculación del producto por diferentes vías, y es esa reacción la que permite alcanzar el objetivo deseado. Sin embargo, en muchos animales estas reacciones pueden ocurrir de manera exagerada y por lo tanto no deseada.

Estos eventos posvacunales van desde reacciones en el sitio de inoculación hasta cuadros de hipersensibilidad (alergia), que en muchos casos pueden poner en riesgo la vida del animal. El veterinario es el único profesional idóneo para evitar o revertir estos acontecimientos no deseados. Dicha cualidad lo convierte sin duda en figura fundamental e irreemplazable para la aplicación de vacunas en perros cachorros y ejemplares adultos.