Estás aquí: Inicio » Neonatología y pediatría canina » Enfermedades ortopédicas en cachorros

Enfermedades ortopédicas en cachorros

Enfermedades ortopédicas en cachorros


Durante la consulta pediátrica del individuo joven, es posible advertir ciertos cambios de posición y movilidad articular que nos conducirán a la sospecha de enfermedades ortopédicas en cachorros.

La palabra “ortopedia” se refiere a la acción de evitar o corregir las desviaciones del sistema esquelético. Las afecciones ortopédicas requieren en muchos casos de resolución quirúrgica.

Repasaremos algunas de las enfermedades ortopédicas en cachorros que se presentan en la clínica veterinaria.

Comportamiento de las enfermedades ortopédicas en cachorros

Como hemos anticipado, las afecciones ortopédicas son aquellas que se manifiestan a través de desviaciones o cambios de forma en huesos, articulaciones y en muchos casos también en los músculos.

En la medicina veterinaria existe una gran cantidad de enfermedades incluidas en esta categoría, que se presentan habitualmente en individuos jóvenes tanto de razas grandes como pequeñas. Estas enfermedades pueden manifestarse en los perros al momento del nacimiento o poco tiempo después. Su detección precoz y tratamiento correspondiente son condiciones de gran importancia para preservar el buen desarrollo y crecimiento del animal.

Mencionaremos algunas de las más importantes.

Enfermedades ortopédicas en cachorros de razas pequeñas

Entre las enfermedades ortopédicas en cachorros de razas pequeñas se destacan la luxación congénita de codo y la necrosis de la cabeza femoral.

Luxación congénita de codo

Se trata de una enfermedad congénita que afecta principalmente individuos de razas pequeñas y mestizos de poca talla.

Una luxación ocurre cuando dos o más huesos que articulan se desplazan y permanecen fuera de su ubicación normal. En la luxación congénita de codo este desplazamiento estaría asociado al defecto de uno de los ligamentos articulares.

La enfermedad puede afectar uno o ambos codos. El miembro perjudicado se muestra en permanente flexión y se hace imposible extenderlo. Cuando afecta ambos codos el animal camina apoyando los antebrazos.

Las razas principalmente afectadas son pequinés, caniche toy, yorkshire (accede a su ficha), así como ocasionalmente individuos pointer, cocker spaniel y dóberman, entre otros.

Su resolución es quirúrgica.

Necrosis aséptica de la cabeza femoral

Es una enfermedad ortopédica de cachorros de razas pequeñas que se manifiesta entre los tres y doce meses de edad. Entre las razas con mayor predisposición se encuentran el fox terrier, pequinés, chihuahua (más sobre chihuahuas), yorkshire, etc.

La lesión se produce por un aporte insuficiente de sangre a nivel de la cabeza del fémur. Esta falta de irrigación produce la muerte o necrosis del tejido y altera la formación de nuevo hueso a partir del cartílago (osificación endocondral). La afección es mayormente unilateral.

El cachorro aparece con alteraciones en la marcha -que puede afectar por completo el apoyo del miembro-, movilidad articular reducida, dolor en la articulación y atrofia de los músculos de la región.

El tratamiento es quirúrgico y presenta buen pronóstico.

Enfermedades ortopédicas en cachorros de razas grandes

Existe gran cantidad de afecciones ortopédicas en razas grandes y gigantes debido principalmente al rápido crecimiento de estos animales. Describiremos algunas de las enfermedades ortopédicas en cachorros de aparición frecuente en razas de gran porte.

Osteocondrosis disecante de la cabeza humeral (OCD)

Se trata de un trastorno en la formación de hueso que ocurre por afección del cartílago articular de la cabeza del húmero. El cartílago se encuentra aumentado de tamaño; posteriormente se degenera y necrosa por aporte insuficiente de nutrientes.

Los animales afectados pertenecen a razas de grandes requerimientos para su desarrollo. Se destacan el gran danés, labrador, san bernardo, rottweiler, ovejero alemán, entre otros.

Los signos aparecen de forma gradual entre los cinco y seis meses de edad, o repentinamente como consecuencia de un traumatismo. La afección produce dolor de grado variable, claudicación (llamada comúnmente cojera) y atrofia de los músculos del hombro.

El tratamiento incluye control del peso y corrección de la dieta del animal, finalmente cirugía en casos que se requiera.

Displasia de codo

La displasia se define como una alteración en el desarrollo de un órgano o tejido. En la displasia de codo, esta alteración produce una inestabilidad articular que predispone a lesiones todavía más específicas conocidas como “proceso ancóneo no unido” y “proceso coronoides fragmentado”.

La enfermedad se manifiesta comúnmente a partir de los cinco meses de edad, y ambos codos pueden estar afectados. Entre las razas afectadas se encuentran el mastín napolitano (en este enlace encontrarás más información sobre esta raza), los galgos, el ovejero alemán, san bernardo y rottweiler.

Los signos clínicos incluyen dolor a la palpación, claudicación y miembro ligeramente rotado hacia afuera. Su corrección es quirúrgica.

Así como sucede en la llamada displasia de cadera -enfermedad que merece un capítulo aparte-, esta afección posee un componente hereditario. Por lo tanto, el manejo preventivo de la displasia de codo incluye chequeos radiográficos a edad temprana y evitar la reproducción de los individuos afectados.

Síndrome del carpo laxo

Para finalizar la descripción de las enfermedades ortopédicas en cachorros hacemos mención al trastorno conocido como síndrome del carpo laxo.

Se trata de una afección indolora pero de signología característica. Los animales afectados muestran un apoyo plantígrado -apoyan sobre falanges y metacarpos- debido a la laxitud de la articulación del carpo. La causa no está del todo esclarecida.

La enfermedad se manifiesta durante el pico de crecimiento y afecta principalmente al ovejero alemán. Otras razas predispuestas son el dóberman, gran danés y razas grandes en general.

La enfermedad se corrige hacia el final del crecimiento del perro, y se acompaña con dieta y actividad controladas. Se puede recurrir a la fijación de la articulación en aquellos casos que no mejore.