Razas de perros japoneses ¡Fortaleza y garbo!

Razas de perros japoneses
Maja Dumat/CC BY 2.0

En la tierra del sol naciente hay razas caninas endémicas. Quizá la más famosa sea la akita, por el entrañable personaje de Hachiko que, existió en la vida real. Nobleza, longevidad y versatilidad podrían ser tres de las características que definen a las razas de perros japoneses.

Hay consenso: se trata de bellos ejemplares. El akita inu, por ejemplo, es un perro grande que puede llegar a pesar hasta 50 kilos, medir hasta 71 centímetros de alto y vivir entre 10 y 12 años. Es impresionante conocer que es una raza milenaria de la que hay registros antiquísimos en la cultura nipona.

Ha tenido, en esa larguísima vida, múltiples usos. Es una de las razas de perros japoneses más populares como mascota hoy día, pero se le ha criado para la caza de osos, como perro guardián o para peleas de canes. Son una excelente compañía para los niños pequeños y no ladran fácilmente. Cuando un akita lo hace hay que estar alertas y prestar atención.

Shikoku, otra de las razas de perros japoneses más populares

Aunque no muy conocida en occidente, es muy popular en Japón el perro shikoku. Se trata de un ejemplar que guarda mucho parecido con el lobo, pero de tamaño mucho menor. Originario de la isla de Tosa, hay tres variedades e inicialmente era criado para cazar animales mayores como jabalíes o ciervos y tiene un pelaje muy tupido.

Es esa una de las características que embellecen al sikoku, su pelo. Espeso y grueso, suele presentar tres colores diferentes: enteramente negro, negro y blanco, o negro con toques rojizos. Es un perro leal, obediente y necesita ejercitarse continuamente.

Spitz con cierto parecido al samoyedo

Otra de las razas muy popular es la spitz, la “versión” nipona del samoyedo. Está relacionado con esta raza y con el american skimo. Es un perro con un pelaje enteramente blanco, largo y abundante, que requiere ser cepillado frecuentemente para evitar los nudos.

Más razas de perros japoneses: shiba inu, tosa inu y terrier japonés

Los ejemplares de shiba inu, una de las razas japonesas más popular, pueden ser confundidos con los del akita inu. Su parecido físico es bien cercano, pero éstos son canes mucho más pequeños. Criados como cazadores de presas pequeñas, los shiba son extremadamente leales y amigables, ideales por su tamaño para vivir en familias que ocupan espacios reducidos.

El tosa inu es un perro de los más grandes oriundos de Japón. Nació de la mezcla de la raza local shikoku con razas europeas de gran tamaño como el mastín napolitano, el bulldog inglés o el san Bernardo. Aunque la intención de quienes hicieron el cruce fue lograr un ejemplar fortachón para usarlo en peleas, esta raza es muy apreciada como mascota familiar. Aun las peleas se realizan en sitios clandestinos.

El terrier nipón está entre las muy apreciadas razas de perros japoneses. Se cree que el origen data del siglo XVIII y que su primera utilidad fue la caza de roedores. Poco a poco fue convirtiéndose en mascota hogareña con múltiples ventajas: es de pequeño tamaño y peso, tiene un pelaje corto y es un excelente guardián.

Kai o perro tigre

Como su nombre indica, el kai se caracteriza por el jaspeado de su pelaje sobre fondo oscuro que le dan una apariencia muy particular. Tiene sangre del spitz japonés. Es un perro poco frecuente y difícil de conseguir.

Entre sus virtudes destaca su adaptación al hogar familiar, buena inteligencia, sociable incluso con otras mascotas y gozan de gran agilidad. Su olfato está muy desarrollado, de hecho antiguamente se utilizaba como perro de caza.

Antes de elegir una raza para adopción, te aconsejo que lees este artículo: perros considerados potencialmente peligrosos.