¿Por qué los perros comen heces? Trastorno de salud o de conducta

Por qué los perros comen heces

Los perros pueden realizar coprofagia por muchos factores, algunos de salud, otros de conducta. Lo primero que hay tener claro para entender el por qué los perros comen heces, es que la capacidad de sabor de los canes es menor que la de los humanos.

Los estudios veterinarios han concluido que los perros que comen heces están incluidos en un trastorno pica, definido como aquel en el que los animales ingieren elementos que no son habituales en su dieta.

Puede ser normal que un perro consuma heces por la maternidad: la madre come todo lo que está en el entorno de los cachorros para mantener limpio el espacio y evitar enfermedades. Algunos análisis de conducta canina indican que el por qué los perros comen heces está relacionado con la imitación. Los cachorros pueden aprender ese comportamiento al verlo de la madre.

¿Por qué los perros comen heces?, un problema de salud

Pero los perros también pueden ingerir heces por un problema de salud. Se ha determinado que el principal es una deficiencia alimentaria. Como tienen un olfato con muchas propiedades y súper desarrollados, huelen en las heces determinados elementos que les hacen falta en su dieta. Por ejemplo, el por qué los perros comen heces puede responder a falta de vitaminas, minerales o a dietas bajas en calorías.

Al fin y al cabo, las heces son alimentos digeridos. Por eso las mascotas caninas pueden buscar en ellos lo que no encuentran en su dieta habitual. Pero esta no es la única causa. Otra podría ser que padezcan de hiperadrenocorticismo, una enfermedad de la hipófisis que genera una mayor circulación de corticosteroides en su sangre.

Malabsorción intestinal y diabetes canina son otras patologías que explican el por qué los perros comen heces.

Llamar la atención es otra de las causas

Cuando el perro consume heces puede tratarse por llamar la atención de sus dueños en medio de un período de estrés. La ansiedad, molestias por separación, falta de libertad o aburrimiento son otras de las causas de la coprofagia canina.

También se da el caso de canes pequeños que no tienen un adecuado control de esfínteres y que, para evitar ser reprendidos por sus familiares humanos, se comen las heces para ocultar la falta.

En casos extremos, cuando los perros tienen hábitat limitados que están desatendidos, los perros pueden comer sus heces a manera de limpieza de su espacio. También, cuando están abandonados en sitios cerrados y no reciben alimento.

Cómo evitar que el perro coma heces

Entender por qué el perro come heces es fundamental para atender la situación, corregirla y evitar que se prolongue en el tiempo. Hay algunas recomendaciones entre las cuales, la primera, es procurar que el perro tenga un hábitat limpio y totalmente sano. Estimularlo con un premio justo después de defecar es otra estrategia para que desvíe su atención de las heces.

Otra forma es retirar las heces rápidamente o retirar al perro del sitio donde ha defecado. También recomiendan incluir suplementos nutricionales en la dieta para ayudar a la absorción de algunos nutrientes y son recomendados cuando se presentan algunos síntomas como halitosis, diarrea, flatulencias o insuficiencias pancreáticas.

El ejercicio constante es fundamental para el perro, así que una buena manera de evitar y corregir esta situación es diseñar rutinas de ejercicio con juguetes y otras herramientas. También hay quienes apuestan por colocar en los alimentos algunas sustancias que, al ser digeridas, serán desagradables para el can, por lo que rechazará las heces. Son soluciones vendidas en tiendas veterinarias y algunas están compuestas por esencia de piña, yuca, o menta.

Tal ve te interese saber más sobre esta materia en el siguiente enlace: https://www.paradais-sphynx.com/noticias/coprofagia-organismos-coprofagos.htm