Perros que no crecen: los compañeros perfectos para los pisos pequeños

Perros que no crecen
Gus Valentim/CC BY 2.0

La escogencia de la raza de la mascota que queramos adoptar depende de muchos factores, pero uno de los principales es el espacio que debemos contar para que pueda desarrollar sus actividades. Vivir en un piso pequeño no es problema si se escoge entre uno de los perros que no crecen.

Se trata de razas pequeñas que, además, están bien adaptadas a la vida con las familias humanas. Igualmente habrá que prodigarles cariño y atención, así como todos sus cuidados. Son animales que solo irradian ternura, suelen ser muy fieles y apegados a sus dueños y regalan amor a cada paso.

Entre los perros que no crecen uno de los más populares es el pug carlino. Se trata de un perro braquicéfalo, muy apreciado en todo el mundo por su carácter amable y tranquilo. Una de las características del pug es que, aunque su pelaje es corto, suelta bastante pelo.

El mexicano chihuahua, entre las razas de perros que no crecen

Una de las razas de perros más pequeños es el mexicano chihuahua. De pelaje corto, es tan pequeño que celebridades como Paris Hilton llevaban el suyo en su bolso de mano. El pequeño tamaño del chihuahua también puede ser una desventaja porque suelen padecer mucho de frío.

Un “pequeño león”, entre los más pequeños

El Shih Tzu es un perro de raza pequeña, oriundo de la región del Tíbet, China. Su nombre traduce “pequeño león” y aunque es cierto que no se le parecen, su espeso pelaje y su gesto tierno hacen que esté entre uno de los preferidos entre las razas de mascotas caninas pequeñas. Amigable y juguetón, es perfecto para estar con los niños.

De contextura bastante robusta, el shih tzu es un perro bastante longevo, ubicándose su esperanza de vida entre los 14 y 15 años. Si el pelo se le deja largo, necesita bastante cuidado para mantenerlo en condiciones óptimas.

Bichones: maltés y frisé, otros de los perros que no crecen

Aunque se parecen, no deben confundirse. El bichón maltés es uno de los perros más pequeños, al igual que su primo, el bichón frisé. Con lo que sí hay que tener cuidado es con los juegos en los que participen, porque están constituidos por una delicada estructura ósea. El principal rasgo que los caracteriza es el pelaje: en el maltés es liso y en el frisé es rizado.

Otra de las ventajas de esta raza además del tamaño y su carácter sociable y amable es que sueltan muy poco pelo.

Otras razas de perros pequeños

El pinscher miniatura, el yorki poo, el yorkshire terrier o el papillón son otras de las razas de perros pequeños. Ideales para los espacios pequeños, todos comparten como rasgo común un gran carácter sociable, sosegado y tranquilo. Son animales que necesitan ejercitarse con frecuencia por lo que habrá que diseñárseles rutinas de ejercicios.

De ellos, una de las características que destaca en el pinscher miniatura es que es una raza de proporciones cuadradas. Tienen la misma longitud y la altura, además de ser unos perros muy valientes, pese a su tamaño y peso.

El yorki poo es una mezcla entre un poodle toy y un yorkshire terrier. Es un perro muy activo, son de talla pequeña y suelen saltar muy alto, pese a su tamaño. Se trata de un animal de gran actividad, tierno, cariñoso y compañero que se adaptará a cualquier espacio y encajará en cualquier familia.

Si estás pensando en adoptar uno de los perros que no crecen, escoge entre estas razas la que más se adapte a tu gusto y presupuesto.