Qué es la dieta BARF para perros

Dieta BARF para perros
Maja Dumat – CC BY 2.0

La dieta BARF para perros consiste básicamente en ofrecer al animal alimentos crudos y de buena calidad. BARF es una abreviatura que viene a significar: alimentación cruda y de la cual biológicamente se considera apropiada.

Se atribuye al veterinario I. Billinghurst como el creador de esta forma de alimentar a los cánidos de manera natural, dándose a conocer, pero de manera menos extendida, allá por los años ochenta. En la actualidad ha tenido buena aceptación por parte de sus defensores, aunque es necesario tener presente sus ventajas e inconvenientes.

Esta forma de alimentar, a través de una dieta BARF para perros, recuerda a sus ancestros que llevan una vida salvaje, es decir, se alimenta de forma natural, por consiguiente, la comida de fabricación industrial no sería apta para los perros domésticos, que deberían seguir, desde el punto de vista nutritivo, con alimentos similares a los consumidos por cánidos salvajes, si estos están en plena forma y salud, los domésticos también podrían igualarlos. Por supuesto, tal concepción no tiene una aceptación unánime.

Qué tipo de alimentos ofrece una dieta BARF para perros

En general, la dieta BARF para perros admite una amplia gama de productos comestibles: carnes crudas, vísceras, huesos, verduras, frutas, derivados de la leche, complementos vitaminados, etc.

Ventajas

Puede ser un añadido importante en su dieta, pero para muchos expertos no debe sustituir a la de fabricación industrial, dado la dificultad de llevar un control de nutrientes.

Es una comida más palatable, por lo que el animal suele comer mejor.

En etapas de decadencias ofrece un aporte extra importante, dado su contenido en proteínas (carnes frescas, huevos…), siempre que esté supervisasda por un experto nutricionista.

Se han citado otras ventajas, aunque estas también existen en una comida de fabricación industrial, por ejemplo, mejora del pelaje, mejor tránsito intestinal, refuerzo del sistema inmune…

Inconvenientes

Es más difícil que se lleve un control nutricional del perro, a diferencia de los balanceados comerciales, que ya vienen preparados para ofrecer al cánido los aportes nutricionales que precisa en cada momento.

Una dieta BARF para perros no realizada correctamente puede poner en riesgo su salud.

En muchas ocasiones se confecciona con alimentos de mala calidad o ignorándo qué es lo más apropiado para el animal, nuevamente se puede poner en riesgo su salud.

Se deteriora rápidamente, por lo que puede dar lugar a infecciones de tipo bacterianas.

En muchas ocasiones (perros con problemas de salud) no cubren todas las necesidades, ya que se precisan piensos especiales, incluso medicados para tal fin.

Quién es la persona indicada en asesorar sobre la dieta BARF para perros

Lo más indicado es un veterinario experto en nutrición animal, es la persona que debemos acudir si realmente nos interesa este tipo de dieta. Entre sus cometidos está la exploración del cánido para indagar sobre sus carencias y, en general, sobre su estado de salud.

En definitiva, es la persona más indicada para asesorar si el perro debe o no seguir con una determinada dieta alimenticia. Las recetas publicadas en muchos medios no son las más seguras si no están supervisadas, tampoco si se desconoce los parámetros nutricionales requeridos por el perro, es decir, los aportes que precisa en cada ración, los cuales si vienen especificados en los alimentos balanceados proporcionados por los fabricantes.