#2382

Luismidog
Participante

Si la comida es de calidad, mejor no cambiársela ya que puede ocasionar al perro problemas gastrointestinales. En caso de cambios de comida por razones especiales o recomendación de veterinario, no hay que facilitar la nueva comida bruscamente, se realiza de forma progresiva, mezclando con la antigua, primeramente en proporción de un 70 a 80%, luego se va bajando hasta que se habitué a la nueva alimentación.