Enseñar all perro a hacer sus necesidades en el exterior

Adiestramiento perros

La educación para que el perro realice sus necesidades en las zonas que le estén permitidas, es sin duda uno de los adiestramientos esenciales para el propietario de un perro. Se trata de evitar que el animal ensucie con sus heces cualquier rincón de la casa, con el consiguiente mal olor que ello ocasiona.

Este tipo de adiestramiento ha de iniciarse a partir de los tres meses de edad, es decir, una vez que el perrito cuanta con todas sus vacunas y está en condiciones de salir a pasear. Antes de comenzar con el ejercicio, debemos conocer las horas en que nuestro can tiene tendencia a evacuar, pues unos minutos antes será el momento idóneo para sacarle a pasear. Al principio, se mostrará temeroso y no es de extrañar que se inhiba de realizar sus necesidades (seguramente las hará una vez de regreso a casa), pero con el tiempo y a medida que se familiarice con el paseo llegará a defecar sin dificultad.

Antes del paseo, facilitaremos al perro su ración de comida, pues eso le ayuda a evacuar, téngase en cuenta que los canes tienen tendencia a hacer sus necesidades después de ingerir su correspondiente alimentación, por esa razón, nuestro cometido consistirá en llevar un plan de administración de comidas; por ejemplo, a un perro adulto se le puede facilitar dos raciones diarias y a un cachorro cuatro raciones. Por otro lado, es importante seleccionar la misma zona para pasear con el cánido, así buscará los lugares de preferencia para las deposiciones del material fecal.

A una edad inferior a tres meses, tendrá que hacer sus necesidades en la vivienda, en este caso, se puede educar al perro para que siempre evacue en un lugar determinado y así no ensuciar el resto de la casa. Papeles de revista o periódicos son ideales para este tipo de entrenamiento, el cual consiste en empapelar todo el suelo de la habitación elegida con la finalidad de que el animal realice sus necesidades en el papel. Veremos que el cachorro tiene preferencia para defecar en un punto determinado, poco a poco vamos retirando los papeles de aquellos lugares en que el animal no ensucie y solo los dejaremos en la zona elegida por el can. Es práctico, pues habrá aprendido a ir al baño en una zona concreta.
Consejos para una correcta educación del perro

  • Adiestra al animal cuando está sano, por ejemplo, un perro con diarreas le será difícil asimilar el aprendizaje.
  • Realiza los ejercicios cuando el can ha terminado de comer y en las horas en que el animal elija para evacuar, generalmente suelen coincidir; no le riñas si defeca en un lugar no permitido, ya que tenderá a buscar sitios retirados en lugar del que realmente pretendemos educar.
  • Facilítale una recompensa cuando realice el ejercicio correctamente, así identificará el lugar y su comportamiento como algo placentero.