Problemas de comportamiento: ansiedad por separación perro

Perro educado a la separación de su dueño

La ansiedad por separación en perros sucede cuando el animal es separado de sus dueños, generalmente cuando tienen que ausentarse de la vivienda, en estos casos el perro no tiene relación momentánea con sus propietarios. En casos más graves este hecho también puede darse cuando el perro deja de tener contacto visual con su dueño.

Las manifestaciones conductuales de la ansiedad por separación en perros es un movimiento en estrella hacia todas las salidas de la casa, destrozos de las zonas de escape u objetos personales de los dueños, vocalizaciones inadecuadas que pueden causar daños en el perro o eliminación inadecuada en determinadas zonas de la casa.

Afectan negativamente a la salud del cánido en la medida que le supone una tasa elevada de estrés y ansiedad, además pueden ser molestas para vecinos, sobre todo si se tiene en cuenta que estos problemas comportamentales en perros pueden ir acompañados de ruidos molestos y ladridos.

En casos de ansiedad por separación en perros es necesario saber a ciencia cierta que el problema de comportamiento está relacionado con la separación y no con otros factores, como problemas orgánicos, fobias, etc., por esa razón es importante valorar que estas conductas ser realizan justamente cuando se ausenta el propietario. Las filmaciones con cámaras ayudan a observar el comportamiento del perro y es una buena herramienta para poder realizar acciones encaminadas a paliar estas patologías.

El tratamiento de la ansiedad por serparación en perros atraviesa por una modificación de la conducta, que empieza por habituar al perro a las señales que indican que vamos a salir de casa, ya que ellos son capaces de aprender las acciones de los dueños, así como cuánto tiempo va a permanecer fuera de la morada; también es importante acostumbrarle a una menor dependencia emocional con el propietario. Los especialistas suelen recomiendar a los dueños que varíen las pautas de aprendizaje para que el perro no pueda asociarlas de manera uniforme, al mismo tiempo que estos cambios permiten la habitución a distintos ambientes. Estas pautas de aprendizaje se deben mantener de por vida, ya que problemas de conductas relacionados con ansiedad por separación en perros pueden volver a repitirse con el transcurso del tiempo.

Algo muy útil es la utilización de la hormona apaciguadora DAP, ya que actúa como ansiolítico natural, aunque a juicio de muchos veterinarios pueden administrarse ansiolíticos artificiales, benzodiacepinas u otros fármacos similares.

En definitiva, la combinación de trabajos relacionados con adiestramientos por personal cualificado, el suministro de fármacos indicados para estos casos y un buen ejercicio físico antes de que el animal permanezca solo, es la práctica habitual que se sigue en los casos de ansiedad por separación en perros.