Sistema excretor del perro: componentes y funciones básicas

Sistema excretor del perro

El sistema excretor del perro está compuesto por los riñones, la vejiga y las distintas estructuras macro y microscópicas por las que se forma y circula la orina.

Algunos textos se refieren al sistema excretor del perro como “aparato urogenital”, dada la relación y el origen embrionario común de sus estructuras con las del sistema reproductivo.

En este artículo nos ocuparemos principalmente de los componentes del sistema excretor del perro y sus funciones más importantes.

Órganos productores de orina: los riñones

La orina se produce por filtración de la sangre a nivel de los riñones.

Los riñones son órganos pares, cuyo aspecto externo difiere en las distintas especies de mamíferos. Se encuentran ubicados uno a cada lado de la columna vertebral, en la zona reconocida como paralumbar (a nivel de las vértebras lumbares). En el perro y otras especies domésticas, el riñón derecho se posiciona un poco más hacia craneal (hacia delante) con respecto a su compañero.

En el sistema excretor del perro, los riñones son órganos glandulares de tejido firme y color pardo rojizo.

A diferencia del riñón bovino, la superficie renal en el perro es lisa y carente de lobulaciones.

En el interior del órgano, las diferentes regiones histológicas y funcionales pueden reconocerse a simple vista.

En un corte imaginario que divide al riñón sobre su eje largo, podemos distinguir primeramente una zona cortical externa y una medular interna.

La corteza presenta una coloración parda rojiza y su aspecto es principalmente granular. La médula en cambio, posee un exterior púrpura en su transición con la corteza, y un color rojo a gris pálido en su centro. En su constitución pueden distinguirse numerosas estriaciones (rayos medulares) orientadas hacia la periferia en forma de abanico.

Sistema de túbulos renales microscópicos

En el sistema excretor del perro, la unidad funcional microscópica productora de orina se conoce como nefrona o nefrón.

Las nefronas son estructuras pequeñas muy bien organizadas a través de las cuales la sangre circulante se “limpia” para deshacerse de sus productos de desecho.

Esta sangre llega desde arterias mayores y confluye en aglomeraciones vasculares muy pequeñas en forma de “ovillo” llamadas glomérulos. Cada glomérulo con su cubierta forma un corpúsculo renal. Cada riñón a su vez posee numerosos corpúsculos distribuidos por la corteza, que son los responsables del aspecto granular anteriormente mencionado.

De cada corpúsculo, parte un sistema tubular dividido en segmentos con diferente diámetro y función. Siguiendo un recorrido tortuoso característico, se reconocen: túbulo contorneado proximal, rama descendente, rama ascendente, túbulo contorneado distal, y finalmente el conducto colector y papilar.

El filtrado proveniente de los glomérulos continúa entonces su recorrido por este sistema de túbulos, en los cuales se reincorporan o excretan agua y solutos de acuerdo a su composición y las necesidades del organismo.

Este mecanismo altamente selectivo es la base de la producción de orina, que además de eliminar desechos participa activamente en el mantenimiento del equilibrio interno y la presión sanguínea.

La orina producida en las nefronas llega a los conductos papilares, los cuales desembocan en una expansión común llamada pelvis renal. De cada pelvis renal parten los uréteres que llevarán la orina hasta la vejiga.

Vías excretoras macroscópicas

Uréteres

Los uréteres son túbulos de diámetro o calibre bastante uniforme, y siguen un recorrido que difiere en el perro macho con respecto a la hembra canina.

Su pared está compuesta de un epitelio o mucosa interna, una capa muscular media y una capa fibrosa externa llamada adventicia. La capa muscular está muy bien desarrollada y permite, mediante contracciones coordinadas, llevar la orina desde los riñones a la vejiga.

Los uréteres se insertan en la pared de la vejiga siguiendo un recorrido o dirección en ángulo oblicuo. Esta disposición o recorrido ‘intramural’ impide el pasaje inverso (reflujo) de orina hacia los uréteres cuando la vejiga comienza a llenarse hasta alcanzar su estado de repleción.

Vejiga y capacidad de almacenamiento

Dentro del sistema excretor del perro, la vejiga representa el órgano de almacenamiento de la orina. Es una estructura globular pequeña, de gruesas paredes capaces de distenderse a medida que aumenta la presión interna.

En su aspecto distendido pueden reconocerse una porción craneal o ápex, un cuerpo intermedio y un cuello caudal.

Cuando el volumen y la presión interna aumentan considerablemente se produce la necesidad de orinar. En los perros, esta sensación puede reprimirse durante algún tiempo y la vejiga aumentar de tamaño creciendo hasta la altura del ombligo. Sin embargo, esto no es una práctica deseable ya que produce dolor e incomodidad, con el riesgo de ruptura por adelgazamiento de la pared vesical.

El músculo de la vejiga está dispuesto en diferentes láminas y su función es principalmente detrusora (de vaciado).

La composición histológica de la pared de la vejiga se mantiene en su recorrido por la uretra, separándose de esta última por el esfínter uretral interno.

Uretra en perro macho y hembra

La uretra representa el tramo final dentro del sistema excretor del perro.

Su largo y recorrido varía entre las diferentes especies domésticas, así como entre el ejemplar macho y hembra de cada una.

En la hembra canina, la uretra se dirige al piso de la pelvis y desemboca ventralmente (por debajo) en la unión entre la vagina y el vestíbulo vaginal.

En el macho, la uretra parte del cuello de la vejiga para terminar en el orificio externo ubicado sobre el extremo libre del pene.

En su recorrido externo (fuera de la cavidad pelviana) la uretra posee un tejido muy vascularizado que le confiere su aspecto tisular esponjoso.

La porción pelviana por su parte, presenta un recorrido interno variable y recibe los conductos o desembocaduras de las glándulas principales y accesorias de la reproducción.

Sistema excretor del perro y su relación con otras estructuras

Es importante conocer el sistema excretor del perro y otros mamíferos, tanto en el funcionamiento de sus estructuras como en su estrecho vínculo con otros órganos y sistemas.

En primer lugar, la función renal no se limita únicamente a la producción de orina y eliminación de desechos, que surgen como consecuencia del metabolismo interno. Los riñones son importantes estructuras con función hormonal, que colaboran en la producción de sangre y la regulación de la presión arterial, además del equilibrio interno (homeostasis) o ácido-básico del organismo.

Por otro lado, debemos recordar que las vías excretoras finales son asiento y parte importante de componentes reproductivos.

Esta relación cercana, obliga a considerar ambos tractos como un todo a la hora de evaluar su integridad frente a diferentes agresiones traumáticas o infecciosas.